La Real Sociedad acaba con el sueño copero del Zamora CF entre la niebla

Los rojiblancos tuvieron el empate en un cabezazo de Astray que se estrelló con el palo

Espejo pugna con Gorosabel
Espejo pugna con Gorosabel

Se acabó el sueño de la Copa del Rey. La aplastante lógica se impuso y pese a que el Zamora tuvo opciones en el duelo acabó claudicando ante la Real Sociedad por 0-3. Fue un duelo en el que Yago Iglesias sorprendió con un once inicial un tanto extraño. Villanueva recobró la titularidad, teniendo por delante a Garay, Astray, Xisco y Espejo. En la medular formaron Luque, Carlos Ramos y Dani Hernández, mientras que arriba salieron tres delanteros: Baselga, Adri Herrera y Diego Hernández.

Los primeros minutos fueron para la Real Sociedad. La niebla le daba al duelo un tinte épico. Era difícil ver de un fondo a otro, pero la ilusión era máxima en una hinchada que prácticamente completó media entrada del Ruta de la Plata. Tardó el Zamora quince minutos en desperezarse y dar el primer susto a la Real Sociedad. Una buena jugada de Diego en banda pasó por la botas de Herrera, apertura a Espejo y centro que se marcó a córner. Los zamoranos avisaban en un duelo que, como era lógico, controlaba la Real Sociedad.

Los minutos pasaban, el Zamora era capaz de mantener el empate a cero y no recibía ni una sola ocasión de gol. De hecho, la más clara de la primera parte fue para el Zamora en un libre directo de Carlos Ramos que besó el larguero. El descanso llegaba con la peor noticia de la tarde para los rojiblancos. En el minuto 45, Diego Hernández iba a un balón dividido a la banda y tras un choque se dañaba la rodilla. El salmantino tuvo que retirarse en camilla y entre lloros con lo que parece una gravísima lesión.

Tras el descanso entraba Kepa por Diego y también Alguacil movía el banquillo. No veía claro el duelo con empate a cero y sacaba al campo a Oyarzabal, que fue quien cambió el partido. En la primera acción de la segunda parte, un saque de esquina de la Real Sociedad acabó con un remate de Guridi. La defensa del Zamora volvió a pecar de falta de contundencia y lo aprovechó el jugador realista.

Era el 0-1, la situación se complicaba y todo apuntaba a final plácido para la Real Sociedad. Yago Iglesias movía el banquillo dando entrada a jugadores como Piña, Baqué o Jorge Fernández. Pese a que el control era visitante, el Zamora no se rindió y en un córner estuvo a punto de empatar. Pero otra vez la suerte le fue esquiva a los rojiblancos. Un remate de cabeza en el palo corto de Astray se iba a la cepa del poste en lo que podía haber sido el empate. 

Y del posible 1-1 se pasó al 0-2 dos acciones después. Corría el minuto 70 cuando Turrientes aprovechaba otro mal despejo de la defensa del Zamora en un centro de Oyarzabal para fusilar a Villanueva. El jugador realista no falló desde el corazón del área y puso un marcador que ya era imposible para el Zamora pese a que restaban veinte minutos para el final. Tras el gol, salió Coscia para dar descanso a Adri Herrera y el duelo ya transitó hasta el final sin opciones para un Zamora exhausto que lo dio todo sobre el césped.

Ya en el añadido, la Real Sociedad hacía el tercero en una combinación entre dos jugadores de mucho nivel. Portu recogía el cuero en el extremo derecho, ponía de primeras el centro al corazón del área y Oyarzabal, también al primer toque, colaba el cuero entre las piernas de Villanueva. Con ese gol que suponía el 0-3 se acababa el  sueño copero del Zamora CF. Un Zamora que tendrá que centrarse ahora, irremediablemente, en su triste realidad, la Primera RFEF.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído