El Rutas del Vino se despide de la primera fase con un insatisfactorio empate

En un encuentro sin nada en juego frente al Balonmano Ciudad Real, los pistachos probaron jugadas y trataron de encontrar nuevos mecanismos de cara a la pelea por la salvación que afrontarán desde ya. Una nueva etapa competitiva a la que llegan tras el 26-26 vivido este sábado en el Ángel Nieto.

Jugada de ataque del BM Zamora en el encuentro
Jugada de ataque del BM Zamora en el encuentro

La División de Honor Plata decía adiós a su primera fase del curso este sábado. Una etapa que llegaba a su fin con el Rutas del Vino sabiendo que peleará por mantenerse en el segundo escalón nacional del balonmano.

Antes de eso este fin de semana deparaba al Balonmano Zamora una cita con el Balonmano Ciudad Real, que peleará por el objetivo contrario y, por lo tanto, medían sus fuerzas sin nada en juego más que recargar cierta moral antes de las siguientes fechas.

Los zamoranos apostaron por probar piezas, tratar de refrescar mecanismos e ir mejorando sus prestaciones tanto ofensivas como defensivas. Mientras, los manchegos hacían lo propio en un choque con una intensidad distinta a la que pudo haberse visto de darse unas semanas antes.

Con un gran Lautaro en portería, los pistachos se esforzaron siendo agresivos en defensa y apostando por combinaciones en el área rival, tratando de encontrar espacios por las alas. Sin un referente ofensivo como tal en los primeros compases, el Ángel Nieto se encontró a los diez minutos con el Ciudad Real con un 4-6 por delante en el marcador, renta que duró hasta el 17’, cuando los goles de Horcajada, De la Fuente y Samudio en ese lapso de tiempo sirvieron para remontar y poner por delante a un Rutas del Vino que se mantuvo firme hasta el descanso con un 11-9.

El asueto no trajo consigo cambios importantes sobre el parqué. El Rutas del Vino siguió por delante, sosteniendo su ventaja en la aportación de Samudio, Horcajada y Sherman, llegando a poner a los suyos cuatro arriba; por su parte, Sergi Mach era la gran amenaza visitante con sus siete goles a falta de siete minutos. Un rendimiento atacante que mostró en los banquillos a un Margareto poco contento con lo que se veía de los suyos en defensa.

Con un 24-23 y poco más de cinco minutos y medio por jugarse, el tiempo muerto sirvió para que el técnico zamorano diese más instrucciones a sus jugadores, tratando de encontrar el equilibrio idóneo para frenar al Ciudad Real. Sin embargo, Barricart empató en la jugada posterior y encendió las alarmas de un BM Zamora que se recuperó gracias al gol de Maide.

El intercambio de golpes se mantuvo como tónica en los compases finales y trasladándose en la pista en la falta de dominio por parte de uno u otro equipo. La última posesión finalmente cayó del lado del Ciudad Real, pero la defensa zamorana supo leer las intenciones del rival y cerrar los huecos para que el choque terminase en empate a 26.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído