Tres puntos en casa del líder para un Zamora que sueña con todo

Unionistas arrancó dominando, pero el Zamora logró recomponerse y contó con alguna ocasión para adelantarse. Sin embargo, tuvo que llegar el segundo tiempo para que Carlos Ramos firmase el 0-1 con un derechazo desde treinta metros. Los charros empataron pasada la hora de partido por medio de Jon Rojo, aunque Vallejo devolvió la ventaja para los zamoranos en el 85' tras un error de Garay que terminó desencadenando el 1-2.

25 Comentarios

Carlos Ramos celebra el gol
Carlos Ramos celebra el gol

El Zamora sigue sin conocer su techo. La escuadra rojiblanca visitaba este domingo el Reina Sofía, la cancha del líder, para intentar asaltarla y conseguir un doble objetivo. El primero, sumar los 25 puntos que virtualmente ofrecen la permanencia y el segundo encaminar el ascenso a la Segunda División B PRO. La empresa no era fácil ante un Unionistas que estaba siendo uno de los equipos más sólidos del campeonato. Pero el equipo de David Movilla no entiende de imposibles y sí de mucho trabajo, esfuerzo y fe en lo que se plantea cada fin de semana. De ahí que lograse sumar una victoria de mucho mérito que les da la permanencia virtual y que les coloca a un punto del liderato, con un duelo menos que recuperará este miércoles en Guijuelo.

Fue un Zamora que mostró alternativas en los sistemas, cambios constantes y necesidad de adaptarse a lo que pedía el encuentro. Pero el denominador común fue uno: el esfuerzo y la generosidad en el esfuerzo. Movilla arrancó el duelo con un 4-3-3, jugando con Delmonte por delante de la defensa junto a Carlos Ramos y Astray, y en la parcela ofensiva Escudero, Romero y Coscia. Sorprendía de inicio la alineación de Movilla, que a los pocos minutos pareció cambiar, pasando a tres defensas y metiendo a Coque como carrilero largo.

El Zamora fue mejor en la primera parte, controlando el juego directo de Unionistas, con Piña, Astray, Adri Crespo y Delmonte ganando todo el juego aéreo defensivo y con Carlos Ramos construyendo, con cierta querencia a la banda izquierda donde Romero tuvo algunas incursiones muy positivas. Además, Escudero cuajó su mejor partido del curso y Coscia fue muy generoso en su trabajo. Pese a que no había ocasiones claras, la sensación era que se jugaba a lo que quería el Zamora.

Hubo que esperar hasta el tramo final de la primera parte para ver las dos mejores acciones. Coque se encontraba con el larguero en un potente disparo con la derecha desde la frontal del área y Mapisa respondía con una buena estirada a tiro de Nespral. Llegaba el descanso como se esperaba, con empate a cero, pocas ocasiones y con mucho trabajo táctico y derroche físico por parte de los dos equipos.

La segunda mitad empezó con el cambió de Hache por Coque, que tenía amarilla. El equipo siguió teniendo profundidad por esa banda y Carlos Ramos adelantaba al Zamora. El mediocentro, especialista en el disparo de media y larga distancia, enganchó un disparo desde veinticinco metros que se coló cerca de la escuadra del palo izquierdo de Serna. Movilla daba entrada a Dani y Guille Perero con la intención de darle verticalidad al ataque con el 0-1 y con espacios, pero los cambios de Unionistas mejoraron al equipo charro, que encontró un filón por el costado zurdo del ataque. De ahí nació un centro que remató Jon Rojo al fondo de la red, con un tiro desde el corazón del área.

Fueron los peores minutos del Zamora, que estuvo a merced de Unionistas que se crecía. Pero Movilla dio con la tecla táctica y la entrada al campo de Vallejo y Sergio García volvió a equilibrar más al equipo. A raíz de ese cambio, el Zamora volvió a coger la manija del duelo y encontró el premio del gol en el minuto 85. Vallejo recogió un cuero en el segundo palo, recortó en el área y batió con la zurda a Serna de disparo raso cruzado. La locura se instalaba en el bando zamorano. Unionistas lo intentó, pero ya no gozó de ninguna ocasión más, ante el enorme trabajo defensivo y derroche físico del Zamora. Por su parte, los rojiblancos pudieron empatar el golaveraje particular, pero Serna desbarató dos lanzamientos de peligro de Vallejo y Dani Hernández en las postrimerías del choque.

Al final, victoria por 1-2 de un Zamora que ya sueña con todo y que podría ponerse líder de la tabla si es capaz de ganar al Guijuelo el miércoles en el duelo aplazado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído