El Zamora asalta Pasarón y da un gran paso hacia la permanencia

Un gol de Escudero en la primera mitad en el rechace del portero tras detener su penalti fue suficiente para que una gran versión del Zamora ganase al Pontevedra en un campo mítico de la categoría. Los zamoranos aventajan en ocho puntos, más golaveraje, al conjunto granatem que precisamente marca los puestos de play out de descenso a Tercera.

 DSC 0869
DSC 0869

David Movilla sacó un once sin excesivas sorpresas, similar al de jornadas pasadas, con la entrada del debutante Nico Delmonte por el sancionado Crespo, y la salida de Escudero por Adri Herrera. Había dudas por saber cómo afrontaría el Pontevedra el choque, dado que partía con una necesidad imperiosa de puntos. Y sorprendió ver que el Zamora fue el conjunto que apostó más fuerte de salida, gobernando el choque, queriendo tener la posesión y metiendo atrás al Pontevedra, que solo podía salir a la contra cuando era capaz de salir de la pegajosa presión del conjunto de David Movilla.

Ese control de partido y posesión de duelo se traducían en llegadas del Zamora, aunque no en ocasiones claras de gol. Era Escudero el futbolista que más se aproximó al gol, con tres acciones muy claras en las que no terminó de rematar con claridad, aunque en una de ellas Mario desbarató un tiro por bajo. Pasado el ecuador del primer acto, el Pontevedra empezó a crecer y a pisar con más asiduidad el campo zamorano. Charles falló un remate de cabeza en boca de gol.

Antes del descanso, cuando más incómodo estaba el Zamora, llegó la diana rojiblanca. Un balón suelto en el corazón del área lo despejó con la plancha por delante el defensor del Pontevedra y arrolló a Vallejo. Acción de penalti y Escudero que se encaminaba hasta el punto de los once metros. El ariete fallaba el lanzamiento, pero recogía el rechace del portero y hacía el 0-1.

Con ese marcado se llegaba al descanso y con la sensación de que el Zamora estaba cuajando un buen encuentro en Pasarón, y que además de ir ganando en el luminoso, también ganaba a los puntos. La salida de los vestuarios de los rojiblancos fue buena. El equipo de David Movilla trató de buscar el segundo de nuevo siendo protagonistas con el balón, con entradas por bandas y acciones muy rápidas, que desgraciadamente no se traducían en ocasiones claras.

El paso de los minutos hacía crecer a un Pontevedra que quemaba sus naves. El Zamora se veía obligado a retrasarse unos metros ante el empuje rival. Pese a bajar esa línea defensiva, los zamoranos no estaban incómodos y apenas recibían ocasiones. Mapisa era un espectador más y tan solo tenía que mostrarse seguro en el juego aéreo. Los entrenadores hacían el carrusel de cambios y el choque no cambiaba en exceso. Dominio estéril del Pontevedra y un Zamora que no era capaz de pillar ninguna contra.

A falta de quince minutos, el Zamora se quedaba con diez jugadores por una rigurosa expulsión de Abel Conejo y Movilla daba salida a Coscia y Sergio García, uno para aguantar el balón arriba y otro para buscar alguna contra. Paradójicamente, la expulsión de Conejo obligó a Movilla a quitar Romero por Coscia, pese a que el andaluz apenas llevaba siete minutos sobre el campo.

El Zamora supo gestionar esos últimos quince minutos con un jugador menos y lograba un triunfo grandioso que le permite conservar la segunda plaza y alejarse ocho puntos, más el golaveraje, del Pontevedra, que precisamente es el equipo que marca el play out de descenso a Tercera.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído