El Zamora sufre pero mantiene la racha

Tras una buena primera parte, el Zamora bajó enteros en la segunda parte y acabó sufriendo para conseguir el 2-1 final. El Palencia Cristo Atlético, pese a quedarse con nueve jugadores, acabó apretando a un conjunto rojiblanco que no dio su mejor versión. Guille Perero y Rodri Escudero, con sus goles en la primera mitad, le dieron el triunfo a los pupilos de Movilla.

 DSC 2721
DSC 2721

Zamora CF y Palencia Cristo Atlético ofrecían este domingo un atractivo duelo a los más de 1.600 aficionados que se dieron cita en el estadio municipal Ruta de la Plata. Los rojiblancos se presentaban ante su público con una racha impoluta en casa, sin haber cedido un solo punto en toda la liga, mientras que los palentinos pretendían romper esa buena racha del Zamora para empezar a coger la regularidad que tanto le está costando adquirir esta temporada.

El duelo empezó frenético desde el principio. Los dos equipos le ofrecieron a los hinchas una primera parte de alternativas. Lejos de llegar a especular a casa del líder, la escuadra morada le jugó de tú a tú al Zamora. Los de David Movilla golpearon primero, muy pronto. Un centro lateral acabó en los dominios de Guille Perero, que tras bajar con el pecho en la esquina del área grande, sacó un disparo cruzado raso al palo largo, imposible para Miguel, que llegó a tocar el cuero.

Esa diana no cambió el decorado y el Palencia Cristo Atlético siguió con desparpajo. Abajo caía lesionado tras la acción del gol a los cinco minutos y en su lugar salió Blanco, que junto con Edu, fueron de lo mejor de su equipo. A los 12 minutos, el equipo palentino devolvía el empate al marcador. Un centro desde la derecha lo remataba de primeras Edu, lejos del alcance de Villanueva. Edu encontraba así premio a su gran inicio de duelo.

Con empate, ambas escuadras siguieron jugando sin complejos. El Zamora adolecía de intensidad a la hora de defender, estando muy estirado, y eso lo aprovechaba el Palencia Cristo Atlético. Juan Fraile se encontraba con el larguero en un testarazo tremendo en el minuto 19 y Adri veía como Villanueva le sacaba un mano a mano en el minuto 33. Los locales se veían en apuros y notaban competitividad, algo que esta temporada apenas están encontrando enfrente.

No obstante, el duelo estaba abierto, y en una cabalgada por la banda derecha de Sergio García acabó con un pase de la muerte que Rodri Escudero no desaprovechó casi sobre la línea de gol. Era el minuto 34 y fue lo último con peligro de esa primera mitad muy atractiva para los aficionados.

El paso por vestuarios hizo más fuerte al Palencia Cristo Atlético, que estaba planteando un partido abierto, con el equipo muy largo, ante un Zamora que era incapaz de recuperar el balón tras pérdida, gran virtud este año de los pupilos de David Movilla. En la segunda parte el Zamora apenas llegó arriba. Le costaba mucho hacer juego en la medular y los balones largos no encontraban el destino deseado. Ante eso, los palentinos fueron creciendo cada vez más, pisando con más asiduidad la zona de peligro del rival y acercándose al empate.

El empate estaba mucho más cerca que el 3-1 y Abel lograba poner las tablas rematando en boca de gol una falta lateral cuando todavía restaban quince minutos para el final. Pero el juez de línea levantaba la bandera al entender que el central estaba ligeramente adelantado. Poco después, Álvaro veía cómo Villanueva sacaba a mano cambiado un remate de cabeza que se colaba pegado al larguero. La hinchada local sufría y empezaba a notar la incertidumbre propia de un resultado ajustado y de un Palencia Cristo Atlético que no se rendía.

Pero a falta de cinco minutos para el final, las opciones del equipo morado se esfumaron. Obispo veía la roja directa en el minuto 85 al agarrar a Borja Rubiato en la frontal del área cuando el ariete se plantaba solo delante de Miguel. Solo cinco minutos después, el propio arquero del Palencia Cristo Atlético, uno de los mejores de su equipo sobre todo en la primera parte, también era expulsado con roja directa al frenar con la mano fuera del área un recorte de Sergio García.

En el descuento, los palentinos lo siguieron intentando, hasta con nueve jugadores, ante un Zamora con las piernas muy pesadas y viéndose obligado a navegar entre el sufrimiento. En ese tiempo de prolongación ya no se contabilizaron ocasiones y los tres puntos se quedaban en el Ruta de la Plata tras un choque de mucho sufrimiento local, que pese a todo se mantiene líder con 11 puntos de ventaja con respecto al segundo, aunque con un partido más disputado.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído