El acuerdo en el alquiler entre el inquilino y el arrendador, casi desde el principio en Zamora

Según pisos.com, la oferta y la demanda a la hora de alquilar un piso en Zamora están muy próximas por lo que el acuerdo es casi total. Apenas fluctúan treinta euros de diferencia entre lo que pide una parte y ofrece la otra.

 Zamora es la segunda provincia de la región más económica para alquilar
Zamora es la segunda provincia de la región más económica para alquilar

El alquiler lleva ya un par de años en boca de todos debido a la escalada que han experimentado las rentas en ciudades muy concretas. Se trata de grandes capitales que actúan de imán para el turismo y en las que los propietarios que disponen de una vivienda bien situada han visto en el alquiler puntual por días o semanas un negocio mucho más rentable que tener un inquilino fijo con un contrato de varios años. Se trata de una práctica que obviamente no se da en la provincia de Zamora.

Según pisos.com, la diferencia entre las mensualidades por las que los propietarios anunciaron los pisos y las rentas que indicaron los futuros inquilinos en sus búsquedas fue la misma que en 2016: un 19%. El alquiler medio sugerido por la demanda se mantuvo estable en 450 euros de media hasta 2013, bajando en 2014 a los 350 euros, una renta que se repitió en 2015 y en 2016. En 2017 los inquilinos volvieron a subir la apuesta a 450 euros.

En el caso de la provincia de Zamora, existió un equilibrio durante el año 2017, de forma que mientras el arrendador solicitaba en torno a 382 euros por un piso de unos 90 metros cuadrados, el inquilino tenía un presupuesto de 350 euros; lo que supone una diferencia menor al 9 por ciento en la negociación entre la oferta y la demanda. Un dato muy similar al que se dio en la capital zamorana, en donde el arrendador solicitaba 392 euros por un piso de 90 metros cuadrados y el inquilino mantenía su presupuesto de 350 euros, con lo que la brecha entre oferta y demanda también era inferior al 12 por ciento.

En términos generales, a nivel provincial, los potenciales inquilinos de Almería, Cádiz, Sevilla, Asturias, Baleares, Santa Cruz de Tenerife, Albacete, Toledo, León, Palencia, Lleida, Alicante, Castellón, Valencia, La Rioja, Madrid y Álava elevaron un poco el listón. En 2017, apenas tres provincias pasaron a pedir rentas más económicas: Teruel, Cuenca y Lugo. Guipúzcoa fue la provincia donde se encontró la demanda en alquiler con mayor presupuesto: 750 euros de media. Le siguieron Baleares, Madrid, Álava y Vizcaya, con 650 euros; y Las Palmas, Santa Cruz de Tenerife, Barcelona y La Rioja, con 550.

Un total de 14 provincias optaron por un alquiler medio de 450 euros mensuales. En el grupo de las que optaron a un alquiler por 350 hubo 22 provincias, mientras que Teruel, Cuenca, Ávila, Cáceres y Lugo eligieron el límite más bajo, los 250 euros mensuales. Hubo ocho provincias donde la demanda superó a la oferta, bien por una cuestión de rentas infladas, bien por un tema relativo a las características de la oferta, que no llegó a satisfacer las necesidades de la demanda. En Baleares (-18%), Álava (-16%), La Rioja (-11%) y Soria (-10%) los porcentajes negativos llegaron a los dos dígitos, moviéndose el resto de brechas negativas entre el -9% y el -2%. El equilibrio fue prácticamente total en Alicante (2%), Cáceres (3%), Castellón (3%), Valladolid (4%), Jaén (5%), Las Palmas (5%), Toledo (5%), Ávila (7%), Santa Cruz de Tenerife (8%) y Zamora (9%).

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído