Advierten del posible impacto de la COVID-19 en la pérdida de audición

El experto ha alertado de los casos en "algunas personas que han perdido la audición de un oído"

EP

0 Comentarios

una paciente con covid 19 hospitalizada
una paciente con covid 19 hospitalizada

El presidente de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorinolaringología y Cáncer de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), el doctor Luis Lassaletta, ha advertido del impacto que pueden tener la COVID-19 o la COVID-19 persistente en la pérdida de la audición.

"Muchas de las secuelas de la COVID-19 están relacionadas con la audición. Es un virus muy volátil y es difícil establecer una relación causa-efecto clara entre el virus y algunas de las patologías como la pérdida de audición, pero sí sabemos que hay pacientes con acúfenos que directa o indirectamente está vinculado a la enfermedad", ha detallado Lassaletta en declaraciones a los medios durante el 73 Congreso Nacional de la SEORL-CCC, que se celebra del 13 al 15 de octubre en Las Palmas de Gran Canaria.

Más de 1.500 otorrinolaringólogos y cirujanos de cabeza y cuello se reúnen estos días en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas con el objetivo de debatir sobre las últimas novedades en la especialidad y consensuar propuestas ante la aparición de nuevos factores de riesgo para su salud auditiva, como las consecuencias de la COVID-19 persistente y el aumento de los niveles de ruido.

El experto ha alertado de los casos en "algunas personas que han perdido la audición de un oído", algo que "generalmente se atribuye a otro tipo de virus". "Pero también puede ser por la COVID-19", ha apostillado el doctor.

Varios estudios han analizado el vínculo de la COVID-19 con problemas del oído. Por ejemplo, un estudio del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y del Massachusetts Eye and Ear, publicado en noviembre de 2021, proporcionó evidencia de que el virus puede infectar células del oído interno, incluidas las células ciliadas, críticas tanto para la audición como para el equilibrio, provocando pérdida de audición y tinnitus.

Además, otro trabajo publicado en 2020 en la revista 'Frontiers in Public Health' apuntó que el tinnitus, una afección común que causa la percepción de ruido en el oído y la cabeza, se ve agravada por el COVID-19.

Este estudio en 3.103 personas, dirigido por la Universidad Anglia Ruskin (Reino Unido), encontró que el 40 por ciento de los que muestran síntomas de COVID-19 experimentan simultáneamente un empeoramiento de su tinnitus.

En cualquier caso, las evidencias científicas aún no han establecido con seguridad esta relación debido, en parte, a la falta de grandes estudios que aborden esta cuestión.

"Existe una necesidad urgente de un estudio clínico y de diagnóstico cuidadosamente realizado para comprender los efectos a largo plazo de la COVID-19 en el sistema auditivo. También es bien sabido que virus como el sarampión, las paperas y la meningitis pueden causar pérdida de audición, pero se sabe poco sobre los efectos auditivos del virus SARS-CoV-2", señalaron científicos de la Universidad de Manchester (Reino Unido) en un artículo publicado en marzo de 2021 en la revista 'International Journal of Audiology'.

EL OLFATO, OTRO DE LOS GRANDES AFECTADOS

Otro de los sentidos, el olfato, ha sido uno de los grandes afectados por la pandemia. De hecho, se ha demostrado que su pérdida es uno de los principales síntomas iniciales de la existencia del virus en el organismo, principalmente con las primeras versiones del SARS-CoV-2.

"El olfato es un gran signo inicial de la detección de la enfermedad. Hay algunas personas que, afortunadamente, lo han recuperado, pero en otras se ha quedado para siempre", ha lamentado el doctor Luis Lassaletta.

En la misma línea, el doctor Ángel Ramos, copresidente del 73 Congreso de la SEORL-CCC y jefe de Otorrinolaringología del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, ha detallado que la COVID-19 "ha supuesto un gran impacto" en el olfato.

"Es un problema que estamos teniendo. Hoy en día es uno de los factores más importantes de análisis en cuanto a las secuelas de la COVID-19. Es un tema muy complejo de tratamiento que se tiene que abordar todavía", ha esgrimido.

De hecho, alrededor del 5 por ciento de los adultos pueden desarrollar cambios duraderos en su sentido del olfato o del gusto tras una infección por COVID-19, según sugiere una investigación publicada el 1 de agosto de este año en la revista científica 'The BMJ'.

Con más de 550 millones de casos confirmados de COVID-19 hasta la fecha, esto significa que al menos 15 millones de pacientes adultos pueden experimentar deficiencias olfativas a largo plazo, según estimó este equipo de investigación internacional.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído