La bajada del IVA del gas llega en un momento "crítico" para comerciantes y hosteleros zamoranos tras un verano "flojo"

Pese a que el mes de agosto ha servido de acicate para la hostelería en Zamora los meses de junio y julio no han sido tan buenos como se esperaba.

Zamoranos pasean por la calle San Torcuato
Zamoranos pasean por la calle San Torcuato

El pasado jueves el presidente del Gobierno Pedro Sánchez anunció una bajada del IVA del gas del 21% actual al 5%. Una reducción que, aunque bien recibida, llega en un momento "crítico" para la hostelería y el comercio zamorano tras un verano a medio gas. 

Los comerciantes zamoranos, en palabras de Ángel Hernández de AZECO, se trata de "una buena noticia", pero no lo suficiente. "Esta bajada del IVA es bien recibida, pero no va a compensar los problemas que atraviesan los comercios de Zamora", asegura apuntando a la "despoblación y la inflación", como otra de las causas principales de esta crisis del sector.

El comercio zamorano además se caracteriza por ser, en muchos casos, familiar y en la última década se ha incrementado la falta de relevo generacional, por lo que esta es otra de sus grandes taras "a las que se suma el indudable auge del comercio electrónico", explicó Hernández, secretario de AZECO. 

"Cualquier ayuda al comercio zamorano, como lo es esta baja del gas, va a ser bien recibida, pero se hechas en falta que esas ayudas lleguen también en tros sentidos" que amenzan al comercio zamorano que además cierra un periodo de rebajas con muchos altibajos. 

Esta percepción de buena noticia, pero no lo suficiente, se vive también por parte de la hostelería zamorana ya que: "aunque todo ayuda, la hostelería no va a ver solucionados sus porblemas", tal y como pone de manifiesto el vicepresidente de Azheos, José Campanario.

La hostelería zamorana se encuentra "cada vez más ahogada" tras un verano "más flojo de los esperado", ya que, siguiendo el símil energético, los meses de junio y julio se han vivido a medio gas. "Agosto ha sido algo mejor, podría decirse que ha sido buen mes, pero es que junio y julio han sido muy flojos". 

Una situación que pone en jaque al sector "que además en Zamora es muy familiar, por lo que ahogar a los hosteleros es ahogar a las familias que se están viendo con la soga al cuello", relataba Campanario quien espera que los meses de otoño sean algo más fructifero gracias a la actividad que se espera en la ciudad. 

Con todo ello, las sensaciones del comercio y la hostelería zamorana se resumen en que toda ayuda es bien recibida, pero que la crisis que atraviesan ambos sectores no terminará ni pasa por esa bajada del gas que, aunque beneficiosa, no soluciona nada. 

 

 

 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído