Black Friday: cómo sobrevivir a las compras compulsivas

El Black Friday está a punto de llegar. Como todos los últimos viernes de noviembre desde hace algunos años, los españoles se apresurarán a las tiendas físicas y online, en busca de las mejores ofertas.

0 Comentarios

 2819978
2819978

Con motivo del gran evento que tendrá lugar el 29 de noviembre, los expertos de Mundopsicologos.com han preparado una guía de supervivencia para aumentar la conciencia de los consumidores sobre posibles técnicas de venta y mecanismos psicológicos de los que hay que protegerse para evitar llenar los carros y vaciar inútilmente las carteras.

Compras compulsivas

En primer lugar, en vista de un evento comercial de esta magnitud, es bueno aclarar qué se entiende por compras compulsivas y distinguirlo de la simple debilidad por la compra de bienes que, aunque no son necesidad primaria, captan nuestra atención por el simple placer de llevar una prenda nueva o porque nos apasionan las últimas tecnologías.

La compra compulsiva es una verdadera patología, con rasgos muy similares a la bulimia. Se caracteriza por una necesidad de consumo incontrolada e incontrolable (en este caso, la comida es reemplazada por productos comprables), que lleva hacia una felicidad a corto plazo y luego conduce a un sentimiento de culpabilidad y vergüenza. No es casualidad que quienes sufren de compras compulsivas suelen negar o ocultar sus compras incluso a sí mismos, para no desesperarse al tener ante sus ojos la prueba de su propia debilidad y del dinero malgastado. A raíz de estos comportamientos existe una gran necesidad de gratificación, y se busca una satisfacción rápida que se consuma de inmediato para llenar un vacío, que sin embargo sigue estando allí, manteniendo este comportamiento autodestructivo que se renueva diariamente.

Establecer límites y respetarlos

El problema de las compras compulsivas está alimentado por la realidad en la que vivimos, dominada por las leyes de marketing. Ser víctimas de estas dinámicas de consumo es muy fácil, incluso para aquellos que no sufren ninguna patología relacionada con las compras. Por esta razón, especialmente en conjunción con eventos como el Black Friday, es importante establecer tres reglas simples (¡y respetarlas!).

-Establecer un presupuesto para el cual no se permiten excepciones.
-Redactar una lista de cosas que realmente necesitamos comprar. Servirá como guía para no dejarse tentar por las infinitas ofertas que aparecen en nuestro camino.
-Tener una lista de deseos para tachar, pequeños premios y pequeños regalos para ocasiones específicas, que tienen valor. De esta manera, se recupera el sentido de la compra hoy trivializado y degradado por una revolución en el sistema de producción y consumo.

Técnicas de venta

El hecho de que detrás de cada compra hay un equipo de expertos que se asegure de que se lleve a cabo un encuentro con ese jersey irresistible o esos auriculares de última generación, hace que el problema de las compras compulsivas sea más complejo. Además, ¿por qué compramos al menos el doble de lo que necesitamos? ¿Cómo es posible que sigamos comprando cosas innecesarias? Es muy simple.

● Campañas de marketing segmentadas que llegan a consumidores específicos según intereses, grupos de edad, sexo, ubicación y hábitos de compra

● Imágenes y colores diseñados específicamente para captar la atención de los usuarios y fomentar la compra.

● Técnicas de descuentos y regalos que hacen que llenes el carrito con productos que no pretendías comprar

● Precios con decimales que engañan a la mente: todo parece menos caro de lo que realmente es, nos sorprendemos por el total alcanzado, pero procedemos al pago

● Últimos números, poca disponibilidad: sentirse afortunado por haber ganado la última pieza disponible y, por lo tanto, no pensar si lo que compramos es realmente útil o no

● Prisa en la compra: los carritos online con temporizador se llenan rápidamente, reduciendo la capacidad de razonar a la mínima expresión

Libertad de elección

Si no quedas satisfecho te devolvemos el dinero, devolución fácil, pruébelo y decides: ¿pero somos realmente libres de elegir? ¿O la idea de tener esta libertad basta como para no sentirnos "engañados" y, por lo tanto, ya estamos influenciados a priori sobre la validez del producto? Si el vendedor está dispuesto a recuperar el producto, nos transmite un valor enorme, que difícilmente cuestionaremos. Una vez que el producto está en nuestras manos, pueden surgir dudas, pero el simple hecho de saber que podemos devolverlo nos hace sentir dueños de nuestras elecciones, incluida la elección de mantener un producto que no era exactamente lo que habíamos imaginado.

No sufras por devolver un producto que no te convenza, es tu derecho. ¡Ver que el dinero reaparece en tu cuenta corriente será una gran satisfacción!

Nuevas tecnologías entre publicidad y condiciones de compra

La posibilidad de comprar fácilmente, devolver, mensajes continuos que invitan a comprar, cada día una oferta imperdible: llega el Black Friday y ya has comprado lo que tenías pensado para el fatídico Viernes Negro.

Aprender a usar las nuevas tecnologías de manera responsable es esencial y ayuda a ahorrar. Al comprar en línea puedes tener el control de gastos hasta el último céntimo, los productos a menudo tienen precios más bajos y condiciones interesantes, tanto en términos de precios como en términos de política de devolución. Es importante conocer estas dinámicas y aprender a usarlas convenientemente, en lugar de sucumbir a ellas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído