El recinto anexo de la carretera de la Aldehuela vuelve a llenarse de nuevo de música, color y adrenalina gracias a la instalación de la feria de atracciones. Tras varias jornadas de montaje y dos días de “profundas inspecciones técnicas”, este viernes a las seis de la tarde se encendían las miles de luces led de colores que contornean los cerca de cincuenta aparatos y puestos alojados. 

Casetas de comida como Churrería Manolo y varios kioscos de algodones dulces y otras chucherías comparten ubicación junto a clásicas atracciones como la pista de ‘coches de choque’ Jarama, el tren de la bruja atómica, la tómbola Cachichi o los propios carruseles de caballitos con los que popularmente se denomina a la feria. Palos selfie, baterías externas y los famosos patines eléctricos se cuelan entre los premios de la ruleta de la suerte de Cachichi, una de las atracciones más veteranas hoy en día regentada por el hijo del dueño quien la creó hace ya más de cincuenta años.

“Industriales feriantes profesionales”, tal y como define el subinspector de Policía José Alfonso Pérez Vaquero, que conforman un “amplio abanico de atracciones” y que acuden en casi todas las ediciones: “Puede fallar alguno porque esté enfermo pero si no puede venir el titular, viene el hijo”, apunta. En este sentido, el subinspector de Policía señala que el número de puestos se mantiene estable con prácticamente las mismas instalaciones que el pasado año exceptuando la novedad de un hinchable de Mario Bros integrado en un parque multijuegos con camas elásticas incluidas. Asimismo, Vaquero confirma que las condiciones de alquiler del espacio y las medidas de seguridad estandarizadas tampoco varían respecto a ediciones anteriores, en cumplimiento con la normativa vigente. 

Así, y aunque depende del tipo de actividad que desarrollen, los feriantes aseguran seguir pagando un canon de aproximadamente cuarenta euros por metro cuadrado de alquiler de la superficie no pavimentada de la explanada. Del mismo modo, los precios de las fichas restan invariables, estableciéndose entre 2,50 y 3 euros cada ticket con bonos que incluyen entre seis y ocho entradas por 10 y 15 euros tanto para atracciones infantiles como juveniles. 

Entre las principales instalaciones dedicadas a los más pequeños encontramos serpenteantes pistas y montañas rusas en miniatura, hinchables de grandes dimensiones ambientados en dibujos animados y tiovivos. Por su parte, entre las atracciones dirigidas a los más adultos, destacan los coches de choque, el simulador de realidad virtual en tres dimensiones, las casetas de tiro,  o aquellas dirigidas para los más atrevidos, como ‘La perla negra’. 

Aunque los feriantes itinerantes poseen la autorización de permanencia hasta el día 30 de abril, la mayoría de ellos pondrán rumbo a otras ferias antes del comienzo de la Semana Santa el 20 de marzo, Domingo de Ramos. Hasta entonces, el horario habitual de apertura será de viernes, o incluso de jueves a domingo de seis de la tarde a diez y media de la noche, dependiendo siempre de la respuesta y asistencia del público zamorano.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído