Caos en los centros rurales de salud zamoranos: hasta 15.000 cartillas de desplazados en 15 días

"Veraneantes acuden a los centros de salud zamoranos para ponerse la segunda dosis sin previo aviso"

 Lago de sanabria enanos playa bañistas (4)
Lago de sanabria enanos playa bañistas (4)

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado que los profesionales del Sacyl de Zamora han intentado asumir, en la primera mitad de julio, el aumento de 15.000 tarjetas sanitarias, además de las habituales, procedentes de personas desplazadas de otras comunidades.

“Pero el escaso personal sanitario no puede con ello y los ya caóticos centros de salud han saturado, de manera más grave en el medio rural”, denuncia la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF).

En el caso de la provincia, CSIF ha recopilado los datos de algunas de las zonas básicas de salud en cuanto a las cartillas de los desplazados como Benavente Sur con 841; Benavente Norte con 454; Toro con 496; Fuentesaúco con 616; Puebla de Sanabria con 1.571; Mombuey con 607; Aliste con798; Villalpando con 501; Sayago con 612; Alta Sanabria con 237; o Corrales con 300 cartillas.

Es una cifra que ha recopilado CSIF, que avisa que “el incremento de usuarios en Atención Primaria, durante agosto se disparará exponencialmente porque los pueblos se llenan. La situación será crítica en la primera quincena del mes que viene. Al incremento de las tarjetas de desplazados se suman quienes pasan sus vacaciones en los pueblos de Castilla y León, que no solicitan esa tarjeta. Solo la solicitan algunos de los que están temporadas largas. Son docenas de miles de ‘veraneantes’ que no cuentan a efectos de pacientes desplazados, pero que sí utilizan los servicios sanitarios. Hay zonas básicas de salud de la Comunidad que multiplican su población varias veces, mientras el personal sanitario, por el contrario, se reduce mucho”.

Por otro lado, no es posible atender con calidad sanitaria a los pacientes. Al no haber sustituciones, a cada profesional sanitario le toca asumir el trabajo de otros compañeros y, en muchos centros de salud la población se multiplica hasta por diez durante los meses de julio y agosto. Los médicos y enfermeras rurales generalmente tienen cupos que abarcan a varias localidades, en función de distancias al centro de salud, o de las tarjetas sanitarias habituales adjudicadas por cupo, explica CSIF.

“Pero ahora es imposible atender a ese desproporcionado aumento de población, y no podemos dejar de dar asistencia a nuestros pacientes, algunos de ellos con problemas crónicos graves u oncológicos. La demanda desborda los centros de salud rurales”, asegura.

Una enfermera de un centro de salud rural de Zamora ha dicho que “son muchos los veraneantes o desplazados que están acudiendo al centro para ponerse la segunda dosis, sin previo aviso, y nosotros no disponemos de las vacunas ni del personal necesario para hacer frente a esta situación”.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído