Dos zamoranos y semanasanteros, Horacio Navas y Ángel Palomino, decidieron crear a finales del año 2010 una página de Facebook para comprobar la aceptación que tendría su idea: la conversión del inmueble que habitó Ramón Álvarez en una casa museo con fines conmemorativos y turísticos. En apenas unos días, la iniciativa consiguió sumar casi un millar de adeptos y fue recogida por distintos partidos políticos para intentar materializar el proyecto aunque sin éxito. 

Concebido como el imaginero que dio forma a la Semana Santa de Zamora, de la que tanto presume la ciudad, Horacio Navas sigue sin comprender el insuficiente reconocimiento hacia la labor del artista: “Ramón Álvarez se merece más que una escultura oxidada y un callejón detrás del Ayuntamiento”, sostiene.

El joven treintañero y apasionado por la Semana Santa ha visitado el interior del inmueble sito en Balborraz y ha contactado con algunos de sus propietarios ya que actualmente el edificio está dividido en cinco partes, asociadas cada una de ellas a un propietario distinto, según afirma Navas. Algunos dueños ya han mostrado su total disposición para vender su correspondiente parte de la casa pero el mayor problema es el estado en el que se encuentran algunas zonas. “Lo más conveniente sería tirarla y volver a reconstruirla de nuevo. Entiendo que ahora existan otras prioridades como la ampliación del Museo de Semana Santa pero la ciudad deberá saldar algún día la deuda que tiene con Ramón Álvarez”, sentencia el joven.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído