CCOO reclama políticas, recursos y estrategias para acabar con la brecha salarial

Denuncian que el salario anual de las mujeres debería incrementarse un 27% para equipararse al de los hombres.

0 Comentarios

La trabajadora de una entidad bancaria atiende a una clienta
La trabajadora de una entidad bancaria atiende a una clienta

El 22 de febrero se celebra el Día Europeo por la Igualdad Salarial, para reivindicar igual salario por el mismo trabajo o de igual valor y visibilizar la desigualdad que aún existe entre mujeres y hombres. Una brecha salarial que castiga económicamente a las mujeres, por estar expuestas a las discriminaciones y barreras que aún persisten para el acceso, permanencia y promoción en el empleo, señala CCOO. Les castiga en el presente a trabajos poco cualificados, temporales, precarios, a jornadas parciales o reducidas, a salarios menores y les castiga en el futuro a menores prestaciones y pensiones más bajas.  

Según el informe sobre Brecha Salarial de Género, elaborado por la Secretaria Confederal de Mujeres e Igualdad de Comisiones Obreras, presentado el 18 de febrero, en nuestro país el salario anual de las mujeres debería incrementarse un 27% para equipararse al de los hombres, de media general, las mujeres ganan 5.726 euros menos que los hombres al año. Según el informe 'Las cuentas claras para romper la brecha salarial' esta es una realidad que se repite en todas las comunidades autónomas, en todos los tramos de edad, sectores y ocupaciones.

El sindicato recalca que en Castilla y León, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística, la brecha salarial se sitúa en el 22,9%, lo que supone una diferencia salarial de 5.657,51 euros anuales. Casi el 50% de las mujeres trabaja en ocupaciones laborales con una ganancia media anual que no llega a los 15.000 euros brutos, mientras que no hay ninguna ocupación laboral en la que el salario medio de los hombres esté por debajo de esa cantidad. A pesar de que las mujeres tienen casi el 80% de los contratos a tiempo parcial en Castilla y León, la brecha en este ámbito lejos de reducirse se triplica en cuatro años, situándose en el 11, 8%.

Uno de los factores que más incide en la brecha salarial es que las mujeres continúan realizando la mayor parte del trabajo de cuidado no remunerado, esto se refleja en el trabajo a tiempo parcial, el 25% de las mujeres asalariadas en España trabaja a tiempo parcial, frente al 7% de los hombres. Según la EPA, la mayoría de quienes trabajan con jornada parcial lo hace involuntariamente por no encontrar un trabajo a tiempo completo; pero en el caso de las mujeres (21%) tiene relevancia el cuidado de personas y otras obligaciones familiares y personales (en el caso de los hombres son un 7%).

"Esta reivindicación nos parece especialmente relevante en el escenario actual, marcado por la pandemia de la COVID-19 que complica aún más si cabe esta situación y nos obliga a estar alerta ante el previsible incremento de las desigualdades. Los datos muestran ya que las repercusiones económicas de la COVID-19 afectaron especialmente a los sectores que dependen de la interacción física con los clientes, muchos de los cuales son grandes empleadores de mujeres. Como resultado, las mujeres han sufrido de manera desproporcionada la reducción de las horas de trabajo y la pérdida de empleos", apunta la organización.

Desde CCOO valoran positivamente la nueva normativa que obliga a realizar a las empresas registros y auditorias salariales, como una herramienta para que las empresas corrijan sus políticas de retribución, que acaben con la desigualdad salarial y con la opacidad de los criterios retributivos, especialmente en complementos y horas extras, ya que la desigualdad no suele producirse en el salario base, sino en los complementos, las formas de contratación y de promoción.  La finalidad del principio de transparencia retributiva persigue que la empresa y las personas trabajadoras puedan identificar la existencia de discriminaciones retributivas y tomar las acciones concretas para reducirlas. Por todo ello, es necesario que las empresas se adapten a la normativa lo antes posible.

Para combatir la desigualdad que sufren las mujeres CCOO insiste que hay que actuar con políticas, recursos y estrategias que incidan sobre los factores estructurales y los roles de género que determinan estas desigualdades, y para que la brecha salarial se sancione y se corrija hasta su total y definitiva erradicación.

Además, CCOO reclama una mayor inversión en los servicios públicos de cuidados y dependencia, para que se evite que la responsabilidad de estas actividades recaiga sobre las mujeres y, además, acabar con los recortes económicos, sociales y de derechos laborales que incrementan las desigualdades y la pobreza.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído