Los colegios zamoranos podrán sumar horas de lengua extranjera en Infantil, de segundo idioma en quinto y sexto, incorporar chino en Secundaria y lengua de signos

La nueva orden sobre autonomía en los colegios e institutos permitirá “personalizar” y “adaptar” la acción educativa al contexto socioeducativo y las características del alumnado

3 Comentarios

Escolar, aula, colegio, pupitre
Escolar, aula, colegio, pupitre

La nueva ley educativa LomLOE, aprobada en enero de 2020 aunque los cambios más significativos llegaron con el inicio del curso 2022-2023 con la aprobación de los currículos de las diferentes etapas, ha supuesto modificaciones con el ejercicio de la autonomía de los centros educativos. Los proyectos de autonomía ya existían, y estaban regulados por una orden de 2016 para que los centros pudieran “personalizar” y “adaptar” la acción educativa al contexto socioeducativo, mejorar los procesos de enseñanza, la inclusión educativa, la convivencia escolar, los aprendizajes de los alumnos y programar una oferta educativa específica, favoreciendo el máximo desarrollo de todo el alumnado. 

Ahora, la Consejería de Educación se ha visto obligada a modificar algunos apartados de esa orden para adaptarlos a los nuevos currículos vigentes. De esta manera, la autonomía se extiende al segundo ciclo de Infantil, la utilización del gallego como lengua vehicular y la elaboración de materias optativas en Bachillerato pero, sobre todo, permitirá a los centros incrementar el horario del aprendizaje de la lengua extranjera en Infantil, el segundo idioma en quinto y sexto de Primaria, el chino como optativa en Secundaria y la incorporación de las lenguas de signos. 

El proyecto de orden que modifica la actual normativa, que está en periodo de presentación de alegaciones hasta el 19 de enero, recoge los cambios en los proyectos de autonomía en cada una de las etapas educativas en los centros docentes sostenidos con fondos públicos de la Comunidad. Estarán basados en la toma de decisiones en relación con las competencias de autonomía pedagógica y curricular y de organización.

En el caso del segundo ciclo de Educación Infantil, para niños de tres a seis años, contempla incrementar el horario de dedicación a las actividades relacionadas con el aprendizaje de la lengua extranjera e impartir las áreas ‘Crecimiento en armonía’ y ‘Descubrimiento y exploración del entorno’ en el idioma gallego como lengua vehicular, en los centros acogidos al Programa para la promoción de lengua gallega. 

También en el apartado de autonomía pedagógica, los centros de Educación Primaria podrán implementar medidas como la segunda lengua extranjera en quinto y sexto curso, un área de refuerzo, incorporar las lenguas de signos españolas, impartir las áreas Ciencias de la naturaleza, Ciencias sociales, Educación Plástica y Visual y Música y Danza en el idioma gallego. Además, se contemplan cambios relacionados con la autonomía de organización para que los centros educativos puedan organizar al alumnado en grupos flexibles de apoyo o profundización o de convivencia, según comprobó la Agencia Ical. 

Como era de esperar, las mayores modificaciones se incluyen en Secundaria y Bachillerato. En la ESO, la principal novedad es que los centros tendrán la posibilidad de impartir la materia optativa Lengua y cultura china en todos los cursos de la etapa o establecer agrupaciones de materias, además de continuar con la posibilidad de incorporar lenguas de signos y la materia optativa del gallego, aunque se añade la asignatura Geografía e Historia en ese idioma en los centros autorizados en el programa. Además, podrán impartir dos materias en cuarto curso, en lugar de una asignatura que recoge el decreto, entre Digitalización, Expresión artística, formación y orientación personal y profesional, Música, segunda lengua extranjera y Tecnología. También, se incorpora la posibilidad de que los centros cuenten con grupos flexibles de apoyo o de convivencia.

Los nuevos proyectos de autonomía en Bachillerato prevén que los centros podrán ofertar en primero y segundo curso materias optativas propias, además de ampliar el horario lectivo semanal hasta un máximo de 34 horas, cuatro más de las que marca el currículo. El proyecto de orden también hace referencia a la optativa del gallego. Por último, recoge que se permitirá programar una oferta educativa orientada al “enriquecimiento” y “profundización” de los aprendizajes vinculados a la comunicación lingüística en lenguas extranjeras. 

Aprobado por claustro y consejo escolar

El documento, consultado por Ical, recoge que el proyecto de autonomía será elaborado por el equipo directivo y será aprobado por el claustro de profesores y el consejo escolar. Al igual que ocurría antes, se posibilita que haya proyectos de autonomía conjuntos, compartidos por varios centros. En ambos casos, deberán incluir una justificación del proyecto, la finalidad y los objetivos del mismo, el marco temporal y los cursos académicos en los que se desarrollará y las medidas específicas de formación del profesorado para su implantación.

La solicitud de autorización del proyecto de autonomía será presentada ante la Dirección Provincial de Educación por el director del centro antes de que finalice el mes de enero del curso anterior al de su implantación. La Inspección Educativa emitirá un informe, donde se valorará el carácter innovador y la viabilidad del proyecto y el nivel de compromiso del profesorado del centro con las acciones formativas. Eso sí, se deja claro que su visto bueno no implicará la modificación de la plantilla jurídica del centro aunque sí podrán obtener ayudas económicas para financiar los proyectos de autonomía.

En todo caso, el director provincial de Educación podrá revocar de oficio la autorización de un proyecto de autonomía antes de su finalización, en el caso de que la evaluación constate que no se cumplen los objetivos previstos. Además, el proyecto será evaluado por el consejo escolar, el claustro de profesores y la Inspección Educativa.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído