Los últimos días en Zamora están siendo pasados por agua y las previsiones meteorológicas apuntan a que seguirá siendo así al menos unos días más. Con todo el agua presente en las calles, la posibilidad de que nuestro teléfono caiga en un charco y quede inservible aumenta de forma considerable.

El arroz, la arena para gatos o el gel de sílice son algunos de los productos que mayor fama tienen en la cometida de recuperar los teléfonos móviles pero hay más.

Una de las prácticas habituales y que en ningún caso se debe de hacer es emplear una fuente de calor para eliminar los restos de agua del interior de un teléfono tras mojarse. El uso de secadores ha sido una práctica muy extendida y lejos de ayudar es completamente contraproducente.

Tal y como apuntan los expertos, ante un accidente de este tipo lo más adecuado es actuar rápido y apagar el teléfono. Probar si funciona mandando un mensaje o poniendo música es un error garrafal y en caso de que el terminal se moje hay que apagarlo y dejar de probar.

Una de las alternativas que mejor funciona a la hora de recuperar un teléfono es sumergirlo en alcohol de 70º o 95º o al isopropílico de una pureza de hasta el 99%. En el proceso de evaporación, el alcohol arrastra el agua con la que entra en contacto, con lo cual, después no queda rastro ni de agua ni de alcohol. Lo ideal, es dejar el teléfono en alcohol unos minutos para que alcance las mismas superficies que el agua y pasados unos minutos sacarlo y esperar a que se seque, un proceso no muy largo y en el que se percibe cuando está seco debido a que desaparece el olor.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído