El próximo martes 2 de febrero, cuando la Iglesia católica celebra la fiesta litúrgica de la Presentación del Señor en el Templo (popularmente conocida como de “las Candelas”, cuarenta días después de Navidad), tiene lugar la XIX Jornada Mundial de la Vida Consagrada. 

En este año 2016, con el lema “La vida consagrada, profecía de la misericordia”, esta efeméride marca el final del Año de la Vida Consagrada, que comenzó a nivel diocesano el 29 de noviembre de 2014 con una eucaristía en la Catedral de Zamora. Además, será el momento del jubileo de los consagrados dentro del Año de la Misericordia.

La celebración en Zamora comenzará a las 19,30 horas en el Convento de Santa Marina, donde estarán el obispo, Gregorio Martínez Sacristán, los canónigos de la Catedral y demás sacerdotes concelebrantes, además de los consagrados y el resto de fieles participantes, para comenzar allí la liturgia de la fiesta de la Presentación del Señor.

Algunas cofradías de la ciudad que celebran tradicionalmente esta fiesta han suspendido sus actos, para integrarse en la convocatoria diocesana. Se trata de las cofradías de Jesús en su Entrada Triunfal en Jerusalén, de Nuestro Señor Jesús Luz y Vida y de la Virgen de la Concha. Junto con la asociación Evangelium Vitae, estarán ya a las 19 horas en el convento para el acto de presentación y bendición de niños bautizados en el último año.

En la iglesia del Convento de Santa Marina el obispo bendecirá las candelas, y a continuación se realizará la procesión hasta la Catedral. Al llegar al primer templo diocesano, se entrará por la puerta principal y todos irán en procesión hacia el Cristo de las Injurias, ante quien depositarán tres velas sendos representantes de las formas de vida consagrada presentes en la Diócesis de Zamora: religiosas contemplativas, religiosos de vida apostólica y miembros de los institutos seculares.

Después de que el obispo inciense el altar para iniciar la eucaristía, cada instituto religioso presentará un símbolo de su carisma con una frase de agradecimiento, presentando así “las luces de su carisma que ha encendido el Espíritu Santo”. Tras la homilía del prelado, tendrá lugar el acto de renovación de la consagración.

Los consagrados en Zamora

Con la expresión “vida consagrada” la Iglesia se refiere a aquellos creyentes que han seguido la llamada de Dios a vivir la radicalidad evangélica, siguiendo a Jesús con los votos de pobreza, castidad y obediencia según una determinada regla de vida, siguiendo el carisma de un fundador. Abarca las órdenes monásticas contemplativas, institutos religiosos y sociedades de vida apostólica.

En la Diócesis de Zamora hay algo más de 400 consagrados pertenecientes a 28 organismos diferentes que se encuentran en las siguientes localidades: Zamora, Benavente, Toro, Alcañices, Aspariegos, Fariza, Fermoselle, Fuentesaúco, Manzanal del Barco, Villalobos y Villalpando.

En cuanto a los religiosos, todos ellos de vida activa, son una veintena, y pertenecen a 6 comunidades, cada una de una congregación distinta. Las religiosas de vida activa son el colectivo más numeroso, con 229 miembros que integran 27 casas de 14 congregaciones diferentes. 

Las monjas contemplativas, distribuidas en 16 conventos o monasterios de 8 órdenes o congregaciones diferentes, son 172. Además, la Diócesis cuenta con la presencia de cuatro institutos seculares que agrupan a 22 miembros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído