Los dos problemas más comunes con las compañías de alquiler de coches

La falta de información básica en el contrato y los cobros abusivos por presuntas anomalías en el momento de devolver el vehículo, son los problemas más frecuentes en las reclamaciones de los usuarios.

Archivo   Coches de ocasión.   SUMAUTO   Archivo
Archivo Coches de ocasión. SUMAUTO Archivo

Alquilar un coche en verano es una opción habitual entre quienes carecen de vehículo propio o van a disfrutar de sus vacaciones en alguna isla. Nadie pone en duda su comodidad, pero sus precios pueden ser disuasorios y la factura final puede implicar alguna desagradable sorpresa. En los últimos dos meses y medio, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha recibido 149 consultas y reclamaciones, siendo los dos problemas más frecuentes la falta de información básica en el contrato y los cobros abusivos por presuntas anomalías en el momento de la devolución.

El contrato no siempre incluye una información básica, con las distintas cláusulas y excepciones. De hecho, a veces son datos que solo se ofrecen en la página web de la compañía. Por eso, antes de firmar nada, OCU recomienda comprobar que el contrato cita expresamente el alcance de la cobertura del seguro, con sus exclusiones y franquicias, además del precio de la fianza, la identificación de los conductores, la duración del contrato, la forma de pago y los detalles sobre la recogida y devolución del coche.

Otro problema frecuente son los cobros posteriores por presuntos daños o defectos no detectados en el momento de la devolución del vehículo. Para prevenir este tipo de cobros inesperados, OCU aconseja revisar con detalle el coche para verificar el estado en el que lo entregan (carrocería, luces, ruedas, tapicería) y hacer constar, por escrito y con fotografías, cualquier anomalía a la compañía antes de abandonar la oficina de alquiler. Además, cuando se devuelva el vehículo, es recomendable acompañar al empleado durante la revisión del estado. Tampoco son raros los cargos por el servicio de repostaje de gasolina, de más de 30 euros, adicionales al propio coste de combustible. O los cargos adicionales por la limpieza. Ambos son costes improcedentes si no estaban incluidos expresamente en las condiciones del contrato.  

En cualquier caso, antes de contratar nada, es recomendable comparar precios entre distintas compañías y solicitar el precontrato de alquiler para ver las condiciones de cada una. Debe conservarse siempre toda la documentación relativa al alquiler, justificantes de pago y partes de daños. Si se contrata por teléfono, es conveniente que se solicite confirmación por escrito y, si es por Internet, imprímala.

Por último, OCU recuerda que, en caso de conflicto y ante una falta de acuerdo con la compañía, el afectado puede recurrir a la vía judicial sin necesidad de abogado ni procurador hasta un importe máximo de 2.000 euros.

Más información en este enlace.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído