Errores de medicación: qué son y cómo evitarlos

Aquí te explicamos qué son y te damos unas pautas para intentar evitarlos.

Errores de medicación. OCU
Errores de medicación. OCU

¿Qué es un error de medicación?

Un error de medicación es cualquier incidente evitable que pueda causar daño al paciente o suponga una utilización inapropiada de los medicamentos, cuando están bajo el control de los profesionales sanitarios o del paciente o consumidor. Los errores pueden ocurrir, entre otras cosas, por fallos a la hora de la prescripción, de la comunicación, de la preparación, de la dispensación, de la utilización o de la administración del medicamento.

Según la Organización Mundial de la Salud los errores de medicación son una de las principales causas de daños evitables en la atención sanitaria.

Errores de medicación en los hospitales

Esos errores son especialmente preocupantes cuando se producen en entornos sanitarios como los hospitales, porque denotan fallos en los procesos de uso de medicamentos. Por ejemplo, administrar la medicación o la dosis equivocada a un paciente, administrar la medicación al paciente equivocado, administrar el medicamento por una vía de administración equivocada (por ejemplo, medicamentos orales en formato líquido que por error se administran vía intravenosa), administrar un medicamento a un paciente que es alérgico al mismo, retrasar u omitir la administración de la medicación, etc.

¿Cuáles son los efectos de un error de medicación? Depende del tipo de error: en ocasiones el paciente no sufre daño alguno, pero en otros casos las consecuencias pueden llegar a ser muy graves.

En los hospitales estos errores se estudian y se analizan con objeto de corregir los fallos que los han provocado.

Errores de medicación en casa

Los errores de medicación no solo ocurren en los hospitales y centros sociosanitarios, sino que también ocurren en casa, ya sea por fallo del propio paciente o del cuidador. Ejemplos de errores son confundir medicamentos cuyo envase o nombre es parecido, mezclar la medicación de distintos miembros de la familia, equivocarse con la pauta de administración o con la dosis a tomar, partir o triturar comprimidos que deben tragarse enteros, olvidarse de tomar la medicación, etc.

Afortunadamente, la mayoría de los errores de medicación que ocurren en casa suelen ser de poca importancia, pero también se dan casos que pueden acabar en ingreso hospitalario o muerte del paciente, especialmente, cuando el paciente toma un medicamento de los que se consideran de “alto riesgo”.

Los medicamentos de “alto riesgo” son los que, de usarse de manera incorrecta, presentan una elevada probabilidad de causar un daño muy grave al paciente, a veces incluso mortal. Merecen esta consideración medicamentos como los inmunosupresores, los antiepilépticos, los anticoagulantes orales, los ansiolíticos, los analgésicos opioides, las insulinas, la digoxina para el corazón, la amiodarona para las arritmias, el metotrexato oral para enfermedades autoinmunes, etc.

Cómo evitar errores de medicación en casa

Para las personas que tienen que tomar múltiples medicamentos al día de forma crónica, especialmente las personas mayores, no cometer errores con la medicación puede ser todo un reto.

Consejos para minimizar el riesgo

Hay algunas prácticas que nos pueden ayudar a minimizar el riesgo de cometer errores con la medicación:

  • Guardar la medicación de los diferentes miembros de la familia en sitios distintos.
  • Guardar la medicación en el envase original junto con su prospecto.
  • Apuntar en la carátula del envase de cada medicamento cuántos comprimidos hay que tomar y cuándo.
  • Crear una alarma en el teléfono móvil para que nos avise de tomarnos la medicación.
  • Fijarse en el nombre y principio activo del medicamento, especialmente, cuando tenemos envases parecidos de diferentes medicamentos.
  • Consultar el prospecto de la medicación cuando nos surjan dudas.
  • No acumular en casa medicamentos que ya no usemos, desecharlos en un punto SIGRE.

CONSULTA CÓMO TOMAR MEDICAMENTOS DE FORMA SEGURA

Sistemas personalizados de dosificación

Otra posibilidad, muy útil también, que puede ayudar a evitar errores y tomar la medicación correctamente es solicitar en la farmacia que nos preparen nuestros medicamentos en un SPD o Sistema Personalizado de Dosificación.

  • Estos sistemas SPD son unos envases tipo blíster dónde, a modo de pastillero, el farmacéutico coloca todos los medicamentos que nos corresponde tomar a cada toma (por ejemplo, mañana, mediodía, tarde y noche) de cada día de la semana y, cerrado herméticamete, lo entrega al paciente.
  • De esta manera, el paciente recibe toda su medicación ya organizada por tomas y por días.
  • Estos sistemas son especialmente útiles para personas polimedicadas, personas con deterioro cognitivo, con dificultades para identificar los diferentes medicamentos o para manipular los envases y/o los blíster de los medicamentos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído