La tasa de incidencia de la gripe en Castilla y León ha descendido de forma notable entre el 2 y el 8 de febrero, iniciando una nueva etapa, tras alcanzar los 434 casos por cada 100.000 habitantes la pasada semana. La menor actividad de los virus ha permitido situar la tasa en 297 casos, lo que supone una intensidad media, similar a la del resto de España y Europa, según los últimos datos recogidos por la Red Centinela Sanitaria.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído