Infectarse y vacunarse contra la COVID-19 protege un 95% contra enfermedad grave

El análisis muestra que la inmunidad híbrida proporciona una mayor protección

EP

0 Comentarios

Una enfermera prepara una vacuna ical
Una enfermera prepara una vacuna ical

Un estudio liderado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado cuál es el nivel de inmunidad derivado de la infección por COVID-19 y de una mezcla de infección y vacunación conocida como 'inmunidad híbrida'.

El análisis, publicado en la revista científica 'The Lancet Infectious Diseases', muestra que la inmunidad híbrida proporciona una mayor protección, lo que demuestra las ventajas de la vacunación incluso después de haber padecido la COVID-19.

Basándose en los datos de 26 estudios, el análisis muestra que la protección contra la enfermedad grave y la hospitalización sigue siendo alta 12 meses después de desarrollar inmunidad híbrida o de tener una infección, en comparación con las personas no vacunadas y no infectadas.

Un año después de desarrollar inmunidad híbrida, una persona tenía al menos un 95 por ciento menos de probabilidades de contraer COVID-19 grave o de necesitar hospitalización, mientras que los infectados un año antes pero no vacunados tenían un 75 por ciento menos de probabilidades de lo mismo.

La protección frente a la reinfección era menor que frente a la enfermedad grave, aunque seguía siendo sustancial. Las personas con inmunidad híbrida tenían un 42 por ciento menos de probabilidades de volver a infectarse un año después. Los que se habían infectado antes, tenían un 25 por ciento menos de probabilidades de lo mismo, según el estudio, en el que también han colaborado Unity Studies y SeroTracker.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído