La innovación mejora los materiales y los diseños de las lentillas para el control de la miopía infantil

Lentillas blandas de uso diario o mensual, o las nocturnas rígidas de gas permeable (OrtoK), se perfeccionan cada vez más para adaptarse a las características de cada niño, logrando la calidad visual necesaria para su día a día

 Lentes contacto pixabay
Lentes contacto pixabay

Los grandes avances en investigación de nuevos materiales y diseños en lentes de contacto han dado lugar en los últimos años a un gran abanico de opciones para proporcionar una adaptación adecuada, segura y personalizada frente a los problemas visuales. Entre ellos, y de forma cada vez más acuciante, el de la miopía infantil.

Los profesionales del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León, que recuerdan que un ojo por encima de las 6 dioptrías de miopía tiene más posibilidades de convertirse en un ojo patológico, quieren poner de manifiesto la investigación constante que se desarrolla en el terreno de la Óptica-Optometría para controlar este incremento.

“Tras décadas de investigación, actualmente existe una gran variedad de tipos de lentillas, materiales, geometrías…, resolviendo casos que hasta ahora no tenían solución en cuanto a proporcionar una adecuada calidad de visión que permita acceder a una vida útil e independiente a personas con altas ametropías, irregularidades corneales o ectasias, por ejemplo”, explica la decana de COOCYL, Inmaculada Aparicio, quien insiste también en la importancia de tener en cuenta que una lente de contacto “siempre ha de ser adaptada de una forma personalizada por un profesional de la visión”.

Por su parte, la secretaria general de la institución colegial, Ana Belén Cisneros, explica que, “además de estar fabricadas con materiales biocompatibles y ser cada vez más eficientes para corregir la presbicia o lograr un mayor control de la miopía en niños", antes de su indicación "el óptico-optometrista realiza un exhaustivo examen de la salud de cada ojo para elegir la mejor lente de contacto y también el mejor reemplazo”.

Con todo, las expertas insisten en que, ante estas mejoras continuas en “materiales, diseños o proceso de mantenimiento, los padres deberían tomar conciencia de que si tienen un hijo miope es el momento de consultar con su óptico-optometrista para evaluar qué probabilidades existen de que su miopía sea progresiva y qué pasos deberían dar para evitarlo, haciendo uso, por ejemplo, de nuevas lentes de contacto adaptadas y personalizadas”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído