Junta y Estado programan 46.500 inspecciones de Trabajo y Seguridad Social en Castilla y León para 2020

Las acciones se centrarán en mejorar las condiciones de trabajo, controlar el fraude en la contratación temporal, luchar contra el empleo sumergido e irregular, y garantizar la seguridad y salud en la empresa.

0 Comentarios

Mujer trabaja frente a un ordenador
Mujer trabaja frente a un ordenador

El consejero de Empleo e Industria, German Barrios, y la directora general del Organismo Estatal Inspección de Trabajo y Seguridad Social, María Soledad Serrano, han asistido esta mañana en Valladolid a la reunión de la Comisión Operativa Autonómica de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, en la que también ha estado presente la directora general de Trabajo y Prevención de Riesgos, Amparo Sanz. A través de este órgano de cooperación, las administraciones autonómica y central planifican de forma coordinada las actuaciones inspectoras de cada ejercicio y analizan los resultados previos obtenidos.

Así, en el encuentro celebrado hoy se ha aprobado el programa territorial integrado de objetivos del Sistema de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social para el año 2020 en Castilla y León, que prevé la realización de 46.500 inspecciones, el 6,06 % más que en el presente ejercicio (2.657 actuaciones más, en cifras absolutas).

En concreto, la Junta asumirá la ejecución de 20.794 iniciativas, lo que representa un incremento del 5,4 % respecto a 2019 y equivale a casi el 45 % de las 46.500 planificadas. Estas acciones se centrarán en las dos materias que son competencia de la Comunidad: la prevención de riesgos en el trabajo y las relaciones laborales.

Las inspecciones que van a realizarse el próximo año se orientarán a los objetivos fijados en el Plan Director por un Trabajo Digno, que contó para su aprobación con el acuerdo y participación de la Comunidad de Castilla y León. De hecho, la Junta aportó al documento las prioridades consensuadas con los agentes económicos y sociales del Diálogo Social.

Las principales líneas y objetivos de actuación fijados para 2020 son:

1. Luchar contra el abuso y el fraude en la contratación temporal y a tiempo parcial, con 3.854 actuaciones previstas.

2. Combatir los excesos de jornadas y las horas extraordinarias no pagadas ni compensadas –con 1.634 acciones–, así como los incumplimientos en materia salarial –con 200 iniciativas–.

3. Garantizar la protección de derechos fundamentales y la promoción de la igualdad, con 737 actuaciones previstas.

4. Luchar contra el fraude a la Seguridad Social (con 10.898 acciones planificadas) y contra la economía irregular (13.802 iniciativas previstas).

5. Reforzar las actuaciones para reducir la accidentalidad y morbilidad laboral, con la planificación de 10.408 actuaciones.

6. Asimismo, como eje transversal, se intensificará la vigilancia sobre las nuevas modalidades de prestación de trabajo y las figuras que ocultan trabajo por cuenta ajena, donde se incluyen actuaciones para detectar el fomento del falso autónomo, trabajo oculto y falsos becarios.

Resultados de la Inspección en 2019

En el transcurso de la reunión también se han analizado los resultados de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social en Castilla y León durante el año 2019. En este punto, cabe destacar que, en el periodo entre enero y octubre, la suma de las infracciones de todas las áreas sobre las que tiene competencia de actuación la Inspección asciende a 4.134 infracciones, lo que lleva aparejadas sanciones por un importe de casi 10,4 millones de euros.

Estos datos evidencian un incremento del 15,35 % en el número de infracciones y del 16,08% en la cuantía impuesta con respecto al mismo periodo de 2018, cuando se formalizaron 3.584 infracciones por las que se notificaron sanciones por cerca de 9 millones de euros.

En el marco de la Comisión Operativa, se han analizado los resultados de la actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de Castilla y León en los dos ámbitos cuya competencia inspectora recae en la Consejería de Empleo e Industria.

Así, en el campo de las relaciones laborales, los expedientes sancionadores tramitados entre enero y octubre de este año han ascendido a 566, lo que supone un incremento interanual de casi el 21 %. Los requerimientos para subsanar las deficiencias detectadas han aumentado el 5,2 % (hasta 2.750). Para finalizar, las infracciones en materia de tiempo de trabajo (jornada, registro, horas extras, entre otros) se han elevado el 37,3 % (hasta sumar un total de 261).

Igualmente positivos han sido los resultados de la actuación de la Inspección de Trabajo de la Comunidad en materias de seguridad y salud laboral. En los diez primeros meses de este ejercicio, el número de infracciones ha ascendido a 1.186, con un incremento de casi el 14,4 %, frente a las 1.037 contabilizadas en el mismo periodo de 2018. También se ha producido un aumento de la cuantía sancionadora, pasando de 1,89 millones de euros a 2,55 millones de euros (34,9 % más).

Se ha constatado un alza interanual de casi el 17,4 % en el número de recargos de prestaciones por falta de medidas de seguridad y salud laboral, y del 75 % en la cifra de las paralizaciones. En materia de requerimientos, en comparación interanual, se ha producido un aumento del 2,56 %, con 173 requerimientos más respecto a los diez primeros meses del año 2018.

Plan Director por un Trabajo Digno

Por último, la Comisión Operativa Autonómica de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha analizado los datos provisionales de ejecución del Plan Director por un Trabajo Digno 2018-2019-2020, que fue aprobado en Consejo de Ministros el 27 de julio de 2018 con el objetivo último de recuperar derechos laborales y mejorar la calidad del empleo y de las condiciones de trabajo, reforzando así la sostenibilidad presente y futura de la Seguridad Social y de las prestaciones sociales.

Su puesta en práctica ha implicado una reorientación en las actuaciones de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social, ahora dirigidas con mayor intensidad a la mejora de la calidad del empleo y a la lucha contra el fraude laboral existente en el mercado de trabajo. Todo ello sin olvidar otros objetivos, como la lucha contra el empleo irregular y el fraude a la Seguridad Social.

El Plan Director, que diseña una actuación de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social con perspectiva de género, establece 55 medidas operativas y 20 organizativas. Entre ellas cabe destacar las orientadas a luchar contra el abuso y el fraude en la utilización de los contratos temporales, así como a combatir los abusos en la contratación a tiempo parcial, los excesos de jornadas y las horas extras no pagadas ni compensadas.

Los principales resultados del Plan Director por un Trabajo Digno en Castilla y León, en el periodo que va desde su entrada en vigor, el 1 de agosto de 2018, hasta octubre de 2019, son los siguientes:

I. En materia de contratación temporal fraudulenta se han transformado un total de 10.046 contratos temporales en indefinidos, frente a 6.380 contratos transformados en indefinidos en los 15 meses inmediatamente anteriores, lo que supone un incremento del 57,46 %.

II. Se ha procedido a incrementar la jornada de 2.409 trabajadores a tiempo parcial.

III. En la nueva campaña sobre condiciones salariales, puesta en marcha en 2019, los requerimientos de pago de salarios a instancias de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social han dado lugar a la recuperación de 2.035.193,25 euros para los trabajadores de Castilla y León entre enero y octubre de este año.

IV. Un total de 640 falsos autónomos han sido regularizados mediante su alta en el Régimen General de la Seguridad Social.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído