La Junta realizó el pasado año 6.839 controles alimentarios en las industrias y comercios zamoranos

La Consejería de Sanidad recuerda las recomendaciones, que se pueden consultar en el portal sanitario de la Junta, para paliar las consecuencias del aumento de temperaturas y evitar las intoxicaciones alimentarias.

 El Ministerio remarca su compromiso con la consolidación del sistema agroalimentario
El Ministerio remarca su compromiso con la consolidación del sistema agroalimentario

La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Sanidad, ha desarrollado una serie de consejos dirigidos a prevenir y controlar los problemas habituales del verano, como el aumento de temperaturas o las intoxicaciones alimentarias. La campaña, que se realiza durante todo el año de manera ininterrumpida, se refuerza a lo largo de la temporada estival, hasta el 30 de septiembre.

El Plan Estival elaborado para este año aborda la vigilancia y la inspección a las actividades y condiciones propias de los meses más calurosos, así como la información y el compromiso de todos con la salud pública y la reducción de riesgos alimentarios y ambientales. Los Servicios Veterinarios y Farmacéuticos de la Junta se encargan de realizar dichos controles sobre alimentos y empresas alimentarias.

Por otra parte, la Consejería de Sanidad resalta la importancia de adoptar medidas por parte de los propios ciudadanos frente a las altas temperaturas con el objetivo de evitar posibles golpes de calor. El portal sanitario de la Junta de Castilla y León incluye consejos ante la exposición al sol, olas de calor y niveles de alerta (https://www.saludcastillayleon.es/ciudadanos/es/salud-estilos-vida/consejos-ola-calor), así como recomendaciones sobre seguridad alimentaria (https://www.saludcastillayleon.es/sanidad/cm/ciudadanos/tkContent?idContent=278).

Seguridad alimentaria

La provincia de Zamora cuenta con 3.724 industrias y establecimientos alimentarios sobre los que la Junta realizó el pasado año 6.839 unidades de control del cumplimiento de la legislación alimentaria. Estas inspecciones se efectúan con regularidad y con la frecuencia adecuada al riesgo que presentan las empresas en función de la actividad que desarrollan, las características de los productos, el ámbito de comercialización de los alimentos, la población de destino o el estado sanitario del establecimiento, entre otros factores.

Los controles consisten en la comprobación de las instalaciones, de los equipos de trabajo y medios de transporte utilizados, además de las condiciones generales de higiene, de la gestión de los residuos generados, del estado de los productos utilizados, el etiquetado, la formación de los manipuladores de alimentos, la trazabilidad o el empleo de materiales en contacto con los alimentos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído