La lucha contra la ludopatía y la reforma de la Ley del Juego, entre los retos del Ministerio de Consumo para 2021

La lucha contra la ludopatía y la reforma de la Ley del Juego son algunos de los retos que tiene el Ministerio de Consumo de cara al próximo año 2021, según se desprende del informe de rendición de cuentas del Gobierno presentado este martes, que detalla los compromisos adquiridos que están en proceso de elaboración por parte del Departamento que dirige Alberto Garzón.

EP

3 Comentarios

 Apuestas juego casas ludopatia
Apuestas juego casas ludopatia

En materia de competencias sobre el juego de azar, Consumo ha abierto la consulta pública para un nuevo Real Decreto que refuerce la seguridad en el entorno online. Asimismo, pretende abordar una estrategia común contra la ludopatía en el seno del Consejo de Políticas del Juego. El compromiso adquirido es el de impulsar criterios homogéneos de regulación del juego presencial. Así, está previsto realizar una propuesta consensuada con las comunidades autónomas sobre su regulación que se elevará al Consejo de Políticas del Juego.

En materia de videojuegos, el Ministerio de Consumo sigue trabajando en medidas enfocadas a la protección de los sectores de la población más vulnerables, entre ellos los menores. Así, la intención del Ministerio es abordar una reforma de la Ley del Juego que permita incluir determinados videojuegos en la normativa de juegos de azar a lo largo de 2021.

Otros de los compromisos adquiridos de cara a 2021 son la aprobación de una Ley Integral de Servicios de Atención al Cliente y la modificación de la actual norma de defensa de consumidores y usuarios para regular la figura del consumidor vulnerable y homogeneizar los criterios en el conjunto del Estado.

De la misma forma, y como compromiso fundamental de Consumo en esta legislatura, se avanza en la mejora de la normativa sancionadora de consumo de carácter estatal. El Ministerio pretende abordar esta cuestión con las comunidades para evitar que las diferentes competencias entre administraciones conlleven la imposibilidad de establecer sanciones a empresas cuando las infracciones se cometen en distintos territorios, como ya ha ocurrido en múltiples ocasiones.

Por otro lado, se avanzará en la implantación del sistema de etiquetado frontal de productos alimentarios NutriScore, tras haber sido sometido a consulta pública. También, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) continúa el diálogo con los diferentes firmantes del Código PAOS para avanzar en la nueva regulación de la publicidad de alimentos y bebidas dirigida a público infantil.

Ambas cuestiones están previstas para el 2021 y son parte de la estrategia general del Ministerio de Consumo y AESAN contra la obesidad infantil.

QUÉ HA HECHO EL MINISTERIO EN 2020

El Ministerio de Consumo ha impulsado a lo largo del segundo semestre varias iniciativas tanto en el ámbito de la regulación como en el de la sensibilización e información.

Entre ellas, destacan la limitación de la publicidad de apuestas deportivas y juegos de azar, el aumento del IVA para bebidas azucaradas, el coto a los abusos de las líneas telefónicas 902, el impulso al etiquetado NutriScore o la garantía de devolución de las cláusulas abusivas hipotecarias.

Además de las políticas propias del Ministerio de Consumo, se detalla la coautoría en la elaboración de la Estrategia de Economía Circular aprobada por el Gobierno. En esta estrategia, Consumo lidera la lucha contra la obsolescencia y el desperdicio no alimentario.

En la misma línea estratégica, los ministerios de Consumo y Agricultura, Pesca y Alimentación han aprobado en este periodo un Real Decreto para garantizar la viabilidad de las pequeñas producciones alimentarias y hacerlas competitivas.

De hecho, para el próximo año está previsto seguir avanzando con la elaboración de un nuevo Real Decreto para el comercio de proximidad. Para ello, ya se ha realizado un acuerdo de colaboración con la Cámara de Comercio de España con el fin de incentivar el consumo cercano y se ha puesto en marcha la campaña a nivel nacional.

Junto a la revisión de la fiscalidad de alimentos, otro de los compromisos que competen a Consumo y que han visto la luz este 2020 es la reorientación de la tasa por la gestión administrativa del juego. Con ello, parte de la recaudación del Gobierno por la actividad de los operadores repercute directamente en mecanismos de prevención de la ludopatía, a través del trabajo de la Dirección General de Ordenación del Juego.

En cuanto a la relaciones con las comunidades autónomas, el Gobierno adquirió el compromiso de potenciar la Comisión de Consumo en el seno de la Conferencia Sectorial. En este periodo, desde la Dirección General de Consumo, se ha aprobado un reglamento de funcionamiento y esta comisión se ha reunido en múltiples ocasiones, lo que ha permitido mejorar la relación entre Gobierno y comunidades.

Asimismo, se ha avanzado en la implementación de mecanismos extrajudiciales para la resolución de conflictos y se fortalece el arbitraje.

En la misma línea, el Consejo de Políticas del Juego ha aprobado la interconexión de los registros de personas que se autoexcluyen del juego de azar y apuestas. El objetivo del Gobierno y de las comunidades se ha encauzado hacia la protección a miles de personas y familias frente a los problemas del juego. Actualmente, existen distintos registros autonómicos y uno estatal, sin relación entre ellos.

Así, el Ministerio de Consumo y las comunidades autónomas firmarán acuerdos a lo largo de 2021 para interconectar estas bases de datos y endurecer la protección a los jugadores.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído