Tan solo dos días después de decretarse el estado de alarma, surgió una iniciativa en Zamora que sigue acumulando días de incansable trabajo. Los Makers, los otros imprescindibles de la crisis, pusieron en marcha sus impresoras 3D que no han vuelto a pagarse con el propósito de ayudar en esta crisis sanitaria.

La idea comenzó con pantallas antisalpicaduras, a las que posteriormente se sumó el salva orejas, para proteger a quienes deben llevarlas durante horas. Esta iniciativa, que surge desde sus propios domicilios, ha contado también con la ayuda de la Guardia Civil, Protección Civil, y el concejal del Ayuntamiento, Pablo Novo, para la distribución de las pantallas por toda la provincia.

Ha sido el trabajo de este último el que se refleja en este mapa interactivo que recoge únicamente las entregas realizadas por el Ayuntamiento. El trabajo de los Makers supera ya las 10.000 pantallas. Pese a que los primeros repartos se centraron en Zamora capital, el gran trabajo de los Makers hizo posible que sus producciones se extendieran a toda la provincia, gracias al abastecimiento.

El mapa recoge la movilización del Consistorio de la capital sin que se muestren todas las entregas realizadas por este colectivo. Una muestra del trabajo realizado por el concejal, Pablo Novo, que se multiplica por diez si se contabilizase el total de pantallas antisalpicadura.

Esta producción que también ha llegado fuera de nuestras fronteras colaborando con municipios de Salamanca y Palencia. Este mapa deja patente la incansable labor de una cadena de solidaridad que de forma totalmente altruista ha aportado su granito de arena a esta crisis sanitaria en Zamora. 



Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído