Mili Pérez: "La Ayuda a Domicilio tiene que municipalizarse"

La secretaria del sector sociosanitario de la Federación de Servicios Públicos de UGT aplaude la firma del nuevo convenio colectivo pero recuerda que todavía existen muchas reivindicaciones necesarias para un sector eminentemente feminizado

Mili Pérez
Mili Pérez

En UGT celebran estos días que, tras casi tres años de lucha, el pasado 29 de noviembre se firmaba el cuarto Convenio Colectivo del sector de la ayuda a domicilio en el que se recogían ya algunas de las reivindicaciones históricas de unas trabajadoras que estaban perdiendo poder adquisitivo cada día que pasaba.

Mili Pérez es la secretaria del sector sociosanitario de la Federación de Servicios Públicos de UGT y una de las voces más autorizadas para hablar de este sector que sólo en Zamora se ha duplicado en apenas cinco años por el aumento de la demanda y que lo seguirá haciendo en los próximos años en una población envejecida y con estas necesidades.

La secretaria del sector sociosanitaria destaca que este convenio, cuya negociación se inició en el mes de abril de 2019, ha supuesto “una ardua tarea para todas las partes” puesto que, a lo largo de estos dos años y medio, “ha tenido altibajos” y provocado "varias convocatorias de movilización" hasta llegar a su conclusión. De hecho, el acuerdo tiene vigencia entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2022 y recoge un incremento salarial durante su vigencia de un 2,1% con repercusión directa en las tablas salariales.

Además, una reivindicación histórica se consigue a partir del 1 de enero de 2022, ya que a las personas trabajadoras les computará como tiempo efectivo de trabajo el 100% del tiempo empleado para el desplazamiento entre los diferentes usuarios. Una reivindicación que han conseguido de forma doble, por el convenio y por el pliego del Ayuntamiento de Zamora.

Desde UGT señalan que todavía quedan reivindicaciones importantes por conseguir pero "ya no se podía alargar más la situación" por lo que aplauden este convenio colectivo. Entre estas reivindicaciones importantes para el sector se encuentra el reconocimiento de las enfermedades profesionales que son específicas como la tendinitis, el túnel carpiano o la epicondilitis y que actualmente se están tratando como "problemas de la edad".

También, entre las reivindicaciones que pelearán en los próximos años, se encuentra la municipalización de los servicios de ayuda a domicilio y la valoración de riesgos específicos en el domicilio porque muchos no están adaptados para poder movilizar al usuario. Además, el retraso en la edad de jubilación en un trabajo "duro y físico" es un problema que afecta y que impide llevar a cabo el trabajo en las últimas edades de la vida laboral.

La importancia de la Ayuda a Domicilio en la provincia de Zamora se puede observar en sus números y es que en 2016 había 55 auxiliares por los 112 actuales, duplicándose el número en apenas cinco años y pasando de los 440 usuarios a más de 700 y en aumento, cada vez con mayor número de zamoranos con esta necesidad.

Además, el sector sigue estando totalmente feminizado puesto que de la plantilla de Zamora compuesta por 112 personas, 111 son mujeres y sólo uno es hombre, por lo que desde UGT animan a más hombres a acercarse a un sector con futuro. También señalan desde el sindicato que se necesitan trabajadores porque se están dando muchos usuarios de alta en los últimos meses y que para poder trabajar en este sector es necesario estar en posesión del título de Atención sociosanitaria a personas en el domicilio o el de Instituciones Sociales y, aunque en la actualidad se puede estar contratando a personas sin ese título, esas trabajadoras pueden acreditarse o habilitarse y UGT les ayuda a realizar ese proceso.

La Ayuda a Domicilio, además, vivió unos años complicados, ya no sólo por las dificultades del sector sino porque estuvieron expuestos en primera línea durante las primeras olas del coronavirus cuando hubo bastantes bajas sobre todo, por contacto estrecho. Esas bajas se acabaron cubriendo con personal sustituto. También hubo contagios entre algunos usuarios que se dieron de baja, a excepción de aquellos que tenían una atención personal y que eran atendidos por la misma auxiliar.

La despoblación que afecta a Zamora, con una población cada vez más envejecida, está haciendo que aumente la demanda de este servicio por lo que desde UGT se ve una buena oportunidad que, incluso, podría ayudar a repoblar algunos municipios de la provincia: "Sería muy positivo si se aplicara la estabilidad laboral a los trabajadores, con jornadas completas de trabajo que facilitasen su asentamiento en núcleos rurales, donde además atenderíamos a usuarios en sus domicilios".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído