'Movember': La importancia de la concienciación y el cuidado de la salud urológica

Muchos pacientes desconocen que la sintomatología de las enfermedades prostáticas suele aparecer cuando éstas ya se encuentran en un estado avanzado, por lo que es importante difundir el mensaje de no esperar a que aparezcan síntomas. Las revisiones periódicas permiten una curación más factible y menos invasiva, con una consiguiente mejor calidad de vida para el paciente.

0 Comentarios

 Sin título 2
Sin título 2

Tal y como indica el doctor Santiago Búcar Terrades y recoge Top Doctors Spain.

Cuando nos referimos a las enfermedades de la próstata, debemos saber a qué tipo de síntomas nos referimos: los signos de enfermedad urológica en hombres suelen ir asociados a problemas en la micción, como dificultad al orinar, pérdidas de orina, infecciones recurrentes, micción frecuente o dolor para vaciar la vejiga. Es fundamental estudiar estos síntomas y su origen para tratarlos y evitar el desarrollo de una posible patología prostática grave.

Los problemas súbitos de micción son síntoma de enfermedad

Los problemas miccionales como por ejemplo escozor o frecuencia, aparecidos de forma súbita, pueden ser debidos a infección prostática, y, por tanto, los podemos encontrar en hombres de cualquier edad, desde la infancia, juventud, edad adulta o vejez.

En cambio, los síntomas crónicos y progresivos, de dificultad miccional, frecuencia, urgencia miccional o micción nocturna, nos deben hacer pensar en la próstata en hombres a partir de los 50 años y con una patología de la próstata en estado avanzado.

Estudios urodinámicos para detectar el origen del problema

El estudio urodinámico es una herramienta diagnóstica que permite estudiar estos problemas de vejiga, encontrar su origen y poder así establecer el mejor diagnóstico. Por supuesto, estos estudios ayudan al diagnóstico de patologías relacionadas como la hiperplasia benigna de próstata.

La hiperplasia de próstata puede solucionarse en un sólo día

Los avances en técnicas de urología han conseguido desarrollar una técnica quirúrgica para la hiperplasia de próstata más efectiva, mucho menos invasiva y con muchos menos riesgos y complicaciones.

Es importante destacar que la hiperplasia benigna de próstata afecta a la mitad de hombres a partir de 50 años y a más del 80% de hombres de 80 años. Se trata de una enfermedad de muy alta incidencia que repercute directamente en la calidad de vida con dificultad al orinar, frecuencia/urgencia miccional o pérdidas de orina.

Mediante la técnica láser se trata con máxima precisión la próstata en una única sesión y con una estancia hospitalaria no superior a las 48 horas, permitiendo al paciente una recuperación rápida e indolora.

Tres pasos fundamentales para descartar el cáncer de próstata

Para el diagnóstico del cáncer de próstata tenemos tres instrumentos.

-El primero y fundamental, por los motivos anteriormente expuestos, es la visita al urólogo a partir de los 50 años. Es aconsejable hacerlo a partir de los 40 años en caso de tener familiares de primer grado (padres, hermanos, tíos…) afectados por el cáncer de próstata.
-El segundo, un análisis de sangre para determinar el PSA (antígeno prostático específico), marcador que no es solo tumoral (también se altera en procesos benignos prostáticos), y que nos ayuda a descartar la posibilidad de cáncer de próstata.
-En tercer lugar tenemos el tacto rectal, una sencilla exploración que se realiza en la misma consulta y nos ayuda a descartar el cáncer de próstata, sobre todo en los casos de tumores prostáticos que tienen la particularidad de no alterar el PSA.

Realizar este simple control de forma anual, nos ayuda a descartar el cáncer de próstata con una probabilidad próxima al 100%.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído