El número de jóvenes españoles que tienen problemas de salud mental con frecuencia aumenta un 15,4% en el último año

las mujeres ocupan la peor posición en todos los indicadores de tipo psicológico

EP

0 Comentarios

Jóvenes paseando
Jóvenes paseando

Un 24% de los jóvenes españoles dice tener problemas de salud mental con cierta o mucha frecuencia, lo que supone un incremento de hasta 18 puntos porcentuales con respecto a los años anteriores (8,6% en 2021 y 6,2% en 2019), según un estudio realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de FAD con el apoyo de la Fundación Pfizer.

La investigación, titulada 'Jóvenes en pleno desarrollo y crisis pandémica. Cómo miran al futuro' y presentada este jueves en la sede de la FAD, en Madrid, se ha realizado consultando a 1.200 jóvenes de 15 a 29 años durante los meses de febrero y marzo de 2022 y arroja resultados sobre el impacto de la pandemia en la juventud española.

Una de las consecuencias más visibles de la crisis de la Covid-19, según el informe, ha sido el empeoramiento de la salud mental que destaca como uno de los aspectos en los que la pandemia ha impactado más negativamente, junto a la capacidad económica y el acceso al trabajo.

Así, el documento revela que el 66,8% de la juventud cree que la crisis del coronavirus ha tenido un impacto negativo en la salud mental de las personas jóvenes. La aparición de pensamientos negativos es el indicador psicológico que más empeora: un 53,3% de los jóvenes encuestados dice tenerlos, porcentaje que aumenta hasta un 58,3% en el caso de las mujeres. Además, los jóvenes de 20 a 24 años son los que más declaran un aumento de la frecuencia de estos pensamientos.

Los autores del estudio han advertido de que las mujeres ocupan la peor posición en todos los indicadores de tipo psicológico, una "brecha de género" que los autores del estudio achacan a las mayores responsabilidades de cuidado que recaen sobre ellas.

"Los cuidados es una responsabilidad que muchas veces cae sobre las mujeres y una pandemia genera un estrés muy alto en las mujeres que tienen que cuidar a los más pequeños y mayores generado problemáticas mayores", ha explicado la directora técnica de Fundación FAD Juventud, Eulalia Alemany.

El estudio también revela que los problemas colectivos más importantes, según los jóvenes, son los salarios bajos (37,8%), la precariedad laboral (30,4%) y la dificultad para la emancipación (29,5%), seguidos por el paro (24,6%) y la falta de confianza que tiene la sociedad hacia los jóvenes (24,9%)%).

Estos problemas los sienten de forma mucho más acuciante las mujeres que los hombres, confirmando, según los autores del estudio, que la pandemia ha tenido un efecto más negativo en las chicas que en los chicos en lo que tiene que ver con la preocupación por el futuro.

CIERTA REDUCCIÓN DEL PESIMISMO JUVENIL

En general, de los datos se desprende un panorama de pesimismo juvenil por un contexto de incertidumbre, aunque ligeramente a la baja. El 26,6% piensa que la situación del país irá a peor, porcentaje algo inferior cuando se pregunta sobre su situación personal (el 18,6% piensa que irá a peor en lo personal).

Si bien, se percibe cierta reducción del pesimismo si se compara con las percepciones que había en el año 2020 y los jóvenes dicen sentirse afortunados por contar con el apoyo de familiares, amigos y pareja, ámbitos en los que se sienten más satisfechos.

"Prácticamente todos entienden que la tabla de apoyo más importante en este tiempo es la familia que sigue siendo la institución más sólida a la que se acaban agarrando las personas", ha subrayado el presidente de Fundación FAD Juventud, Ignacio Bayón.

Por otro lado, la investigación pone de relieve que para casi un 60% de los encuestados considera que la pandemia ha tenido un gran impacto y ha producido cambios personales en ellos. El 55,7% tiene la percepción de que estos cambios serán permanentes y, con un porcentaje muy similar, que la dirección de estos cambios será positiva.

Entre los cambios a mejor, apuntan que se sienten más conscientes de su vida y de lo que quieren (54,8%); que sus relaciones sociales han mejorado (43,2%) y que ha aumentado su sentido de la responsabilidad (42%). Mientras, entre los cambios a peor, citan el empeoramiento de hábitos (48,5%), el empeoramiento de las relaciones con los demás (46,8%) o el hacerse más débiles y vulnerables (44,4%).

El presidente de la Fundación Pfizer, Sergio Rodríguez, ha destacado que esta investigación es "una herramienta útil de trabajo de cara a mejorar el bienestar y la calidad de vida de los jóvenes, que son el futuro". Además, ha destacado que este es el segundo estudio que la Fundación Pfizer realiza con FAD.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído