Paco, del kiosco La Farola: “Lo que más pena me da es dejar la buena clientela que tengo aquí"

Desde los 15 años trabajando, los últimos 25 en este sector, ahora llega el momento del cambio

Paco en el kiosco La Farola
Paco en el kiosco La Farola

Desde los 15 años trabajando. Incansable, trabajador, amable… muchos son los adjetivos que definen a Paco, quien ha estado al frente del kiosco La Farola durante los últimos cinco años y que, ahora, con su jubilación inminente, dejará un hueco entre muchos zamoranos, mayores y pequeños.

Entre las 6 y media de la mañana y las 6:45 horas, cada día de la semana, Paco ya se encuentra colocando el kiosco para tener todo al detalle poco después. Ni en momentos de cansancio, ni de bajón se le borra la sonrisa. Ahora, en pocas semanas, antes del 7 de abril, llega el cambio radical.

Paco se despide de un kiosco que lleva más de 60 años abierto y en el que ha vivido sus momentos más dulces, todo ello gracias a los clientes y es que en su amplia trayectoria en el sector durante 25 años, primero en el centro comercial Valderaduey durante doce años y después en la estación otros ocho años, nunca se había encontrado con tantas personas sonrientes, agradecidas y amables.

“Exactamente es lo que voy a echar más de menos, la buena clientela que tengo aquí”, señala, y no solo a los adultos que llegan a comprar la prensa y las revistas cada mañana, sino también a la cantidad de niños que pasan por las mañanas antes de ir al colegio o a la salida del centro escolar.

Ni en momentos de cansancio, ni de bajón se le borra la sonrisa. Ahora, en pocas semanas, antes del 7 de abril, llega el cambio radical.

Paco se ha dejado querer, y muestra de ello es que incluso algunos niños le hacen dibujos, el último de ellos todavía permanece expuesto en el kiosco y en el mismo se puede leer ‘Feliz Navidad Paco’. “Los niños son majísimos, algunos revoltosos, pero te dan buenos momentos”.

Ahora, llega el momento de cambiar el chip. Ante su inminente jubilación, todavía no tiene claro qué va a hacer después de tantos años de trabajo. “Dejaré pasar unos días, toda la vida trabajando y ahora hay que cambiar. Algo tengo que hacer, en estos momentos cada día pienso una cosa, puedo irme con mi mujer por ahí, me voy a ver a mi hijo… Ir a la biblioteca, pasear, conocer otra vez Zamora, antes tenía al perro y paseaba y veía cambios, ahora puedo volverlo a hacer”.

Pero la marcha de Paco no significa el fin de La Farola y ya se busca a alguien que quiera coger el relevo. Con el tiempo se verá.

El dibujo que un niño realizó para Paco
El dibujo que un niño realizó para Paco

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído