Se reabre la polémica en torno al botellón de Jueves Santo

El grupo municipal de Ciudadanos ofrecía este viernes una rueda de prensa para denunciar esta actividad que el año pasado aglutinó a casi 7.000 jóvenes en el parque de San Martín ocasionando evidentes molestias a los vecinos, como han relatado algunos de los afectados.

 Actividades paralelas la noche de Jueves Santo para mitigar los efectos del ‘botellón’
Actividades paralelas la noche de Jueves Santo para mitigar los efectos del ‘botellón’

Llega la Semana Santa y con ella la eterna polémica sobre el botellón de Jueves Santo en el parque de San Martín. Un botellón que año tras año aglutina a una mayor cantidad de jóvenes. De hecho, el año pasado según las previsiones que manejan las fuerzas de seguridad serían en torno a 7.000 los participantes que se dieron cita en este enclave del casco antiguo de la ciudad.

Ante el problema que genera este botellón, el grupo municipal de Ciudadanos ofrecía este viernes una rueda de prensa para denunciar “el inmovilismo y la inacción” del equipo de gobierno, centrando sus críticas en el concejal de Seguridad Ciudadana, Antidio Fagúndez, del que dijeron que “es transparente” puesto que “no hace absolutamente nada para frenar una situación a todas luces ilegal”.

Ciudadanos recordó que su grupo municipal planteó el año pasado algunas alternativas de ocio para evitar que esta macrobotellón ilegal se produjese, pero todas ellas fueron rechazadas por todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Zamora. Ahora, a escasos cuarenta días para que la Semana Santa regrese a la capital zamorana, el debate se reabre y el concejal de Ciudadanos Francisco José Requejo pide que el equipo de gobierno “se olvide de los votos” y pase a la acción, planteando alternativas de ocio para que esta zona de Zamora “no empañe ni ensucie” el buen nombre que tiene la Semana Santa de la capital zamorana.

Para reforzar esta denuncia, el grupo municipal de Ciudadanos contaba este viernes con los relatos de la presidenta de la Asociación de Vecinos del casco antiguo de Zamora, con un vecino de la zona, y con una representante de la Asociación de Hostelería de la capital. Todos ellos coincidían en apuntar lo negativo de este evento no solo por la imagen, sino también por las molestias que se generan a los vecinos, los destrozos que se producen en el mobiliario de la zona, y también por el impacto negativo en la hostelería de la capital. Un impacto no ya en la disminución de la venta de copas sino en que los bares “se convierten en urinarios públicos y el exceso de alcohol genera peleas y trifulcas a altas horas de la noche en las zonas de bares”.

Incluso, los vecinos no se cortaron a la hora de afirmar que ellos, año tras año, veían como se vende droga, como menores de edad consumen alcohol e incluso como jóvenes y hombres ya adultos acosan sexualmente a chicas menores que se encuentran en el botellón.

Ante esto, el grupo de Ciudadanos y los vecinos del casco antiguo piden una reacción para que sí bien no se corte de raíz el problema al menos se vaya mitigando en los próximos años, para que en un futuro a corto plazo ese botellón “ilegal a todas luces” quedé erradicado.


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído