Ilusión y nervios a partes iguales. La espera se estaba haciendo eterna en la plaza Viriato, donde un buen número de zamoranos se congregó para dar la bienvenida a sus majestades los Reyes de Oriente, Melchor, Gaspar y Baltasar.

A pocas horas de su visita a todas las casas de la provincia, los tres Reyes Magos sacaron un hueco en su agenda para conocer a los más pequeños y recibir en persona sus cartas de deseos.

Llegando en tres coches y acompañados de los pajes, Melchor, Gaspar y Baltasar saludaron a todos y conversaron con ellos para descubrir sus gustos y perfilar los últimos regalos.

Momentos donde la ilusión entre los más pequeños se reflejaba en los ojos y en los nervios de unas manos temblorosas y voces entrecortadas para dirigirse a su rey favorito.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído