Siete días de solidaridad en La Palma: la experiencia de Noelia, una voluntaria zamorana

Durante una semana esta integrante zamorana de Cruz Roja estuvo en La Palma desarrollando diferentes trabajos para ayudar a los habitantes afectados por el volcán. Siete días en los que estuvo presente en varios puntos importante de los campamentos de ayuda.

Noelia Chamorro en La Palma
Noelia Chamorro en La Palma

La zamorana Noelia Chamorro, directora provincial de intervención social en Cruz Roja Zamora, lo tuvo claro nada más saber que la organización iba a desplegarse en la isla de La Palma para colaborar en la medida de lo posible tras la erupción del volcán. Motivada por seguir “los principios de la institución”, destacando principalmente la “humanidad”, esta zamorana no dudó en embarcarse en una experiencia de una semana donde ha podido ayudar a los ciudadanos y trabajadores de la zona.

El 9 de octubre puso los pies en La Palma y estuvo trabajando en diferentes puntos hasta el 16 de octubre. Siete días donde estuvo presente en diferentes puntos como el acuartelamiento militar de Breña Baja que en estos momentos está habilitado como un albergue provisional y que puede acoger a personas con movilidad reducida, en la localidad de Los Llanos de Aridane y en el centro logístico de El Paso, de más de 1.500 metros cuadrados, donde se encuentran todos los recursos y donaciones.

Siendo parte del medio centenar de miembros de Cruz Roja llegados desde toda España a la zona, Chamorro ha estado realizando tareas de registro de las personas que acudían al lugar tras ser evacuadas, ha reforzado los trabajos del centro logístico, ha intervenido como apoyo psicosocial y ha llevado a cabo un taller formativo de cuidado y autocuidado de los intervinientes. Y es que sus obligaciones han ido más allá de los habitantes afectados por las colas del volcán y que han tenido que ser evacuados, sino que también ha dado apoyo a los trabajadores y voluntarios que día a día están en el terreno y que de manera directa o indirecta se ven afectados.

Noelia Chamorro, en su mesa de Cruz Roja

“Fui a apoyar y echar una mano”. Con esa frase explica la zamorana el desarrollo de sus siete días. Una semana donde ha estado con los equipos de respuesta inmediata y con ciudadanos en estado de shock, estrés o ansiedad. “Se encuentran con un ánimo muy variable”, explica, recalcando que al no haber una “fecha final” para saber cuándo terminará la erupción ni las “consecuencias finales” los habitantes tienen más problemas para gestionar una situación de por sí catastrófica.

Pese a todo, Chamorro destaca la “resiliencia” de la población y la “fortaleza que están demostrando los equipos de intervención”. Personas con las que durante siete días ha trabajado en la isla para tratar de ayudarles en lo máximo posible y de donde regresó hace menos de una semana. De momento la zamorana no tiene previsto regresar al haber un operativo con integrantes de Cruz Roja de diferentes ciudades de España, aunque deja claro que “si esto se alarga” y su regreso es necesario volvería a hacer la maleta.

Una voluntaria que no quiere pasar por alto la colaboración de las empresas de las Islas Canarias, de los cabildos y de las diferentes entidades que están tratando de facilitar el trabajo de Cruz Roja en el lugar.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído