Solo el 48% de los potenciales beneficiarios del Bono Cultural Joven en Castilla y León ya lo han solicitado

El 31 de octubre expira el plazo para optar a la ayuda, que permite a quienes cumplan 18 años en 2022 disponer de 400 euros en una tarjeta monedero para consumir cultura

0 Comentarios

Imagen de archivo de una biblioteca. Europapress
Imagen de archivo de una biblioteca. Europapress

El secretario general de Cultura y Deporte, Víctor Francos, animó este jueves en Valladolid a los jóvenes de toda Castilla y León a que soliciten el Bono Cultural Joven, una ayuda directa que permite a cuantos alcancen la mayoría de edad en 2022 disponer de forma gratuita de 400 euros en una tarjeta monedero prepago para disfrutar de todo tipo de experiencias culturales. El próximo 31 de octubre, dentro de solo once días, expira el plazo para que los 20.890 potenciales beneficiarios que hay en la Comunidad opten a la ayuda. Hasta el momento, según explicó, se han cursado en la Comunidad 10.037 solicitudes, que equivalen al 48,05 por ciento de los nacidos en 2004, cinco puntos por debajo del 53 por ciento registrado en el conjunto del país (en Valladolid la ratio es del 53,22 por ciento, con 2.614 peticiones de 4.912 potenciales beneficiarios).

Acompañado por la subdelegada del Gobierno en Valladolid, Alicia Villar, y la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Ana Redondo, Francos explicó que hasta el momento 210.000 jóvenes de todo el país ya se han beneficiado de este proyecto, que supone un impacto directo en la industria cultural española de 210 millones de euros, gracias a un progrmaa que ya tiene asegurada su continuidad para 2023, al estar recogida idéntica partida en los Presupuestos Generales del Estado del próximo ejercicio.

El objetivo del Ejecutivo, según explicó, es alcanzar los 300.000 beneficiarios, en un primer año de ejecución que, según reconoció, han sufrido “algunas dificultades administrativas y técnicas” que han impedido que la progresión de solicitudes sea mayor. “Ahora ya contamos con un sistema de solicitudes que se adapta como un calcetín a cada joven, y que permite que todos puedan cursar la solicitud de la forma que mejor les convenga. La solicitud del bono se puede cursar por clave simplificada, con certificado digital y ahora también en las oficinas de correos. Creemos que ya no hay excusa para que los jóvenes aprovechen los 400 euros que ponemos a su disposición”, señaló.

Las incidencias registradas desde que se habilitó el plazo para solicitar esta ayuda (en los dos primeros meses solo uno de cada tres solicitantes cursó correctamente el trámite), el 25 de julio, hicieron que el Ministerio de Cultura y Deporte decidiera ampliar el margen para optar al bono. Aunque inicialmente estaba previsto que expirase el 15 de octubre, hace apenas una semana se decidió ampliarlo hasta finales de octubre. En un primer momento era imprescindible contar con certificado digital o el sistema de autentificación [email protected] avanzada para cursar la solicitud, pero ahora es posible gestionarlo con [email protected] simplificada y, desde el 11 de octubre, de forma presencial en las oficinas de Correos. Para hacerlo, hay que registrarse en la web bonoculturajoven.gob.es, rellenar e imprimir un formulario y presentarlo en cualquier oficina de Correos junto con el carné de identidad. 

El pago, que se realiza en los establecimientos adheridos a la campaña del mismo modo que con una tarjeta de prepago convencional, se estructura en tres tramos de gasto. Así, la mitad de los 400 euros disponibles tienen que gastarse en artes vivo, patrimonio cultural y artes audiovisuales. Por ejemplo, entradas y abonos para artes escénicas, música en directo, cine, museos, bibliotecas, exposiciones y festivales escénicos, literarios, musicales o audiovisuales. Los beneficiarios dispondrán de doce meses para gastar el dinero disponible en la tarjeta, a partir de su concesión.

Otros 100 euros son para productos culturales en soporte físico como libros, revistas, prensa u otras publicaciones periódicas; videojuegos, partituras, discos, CD, DVD o Blu-ray.

Y los 100 euros restantes, para consumo digital o en línea, como suscripciones y alquileres a plataformas musicales, de lectura o audiolectura, o audiovisuales, compra de audiolibros, compra de libros digitales (e-books), suscripción para descarga de archivos multimedia (podcasts), suscripciones a videojuegos en línea, suscripciones digitales a prensa, revistas u otras publicaciones periódicas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído