STECyL se queja de "un modelo de selección agotado" y pide cambios ante los resultados de las últimas oposiciones en Educación

Critican la dureza, la falta de anonimato y los problemas en los criterios de corrección y emplazan al Gobierno a una Mesa sectorial para analizar "en profundidad los defectos del sistema".

Oposiciones. Archivo
Oposiciones. Archivo

El sindicato STECyL ha valorado las últimas oposiciones en Educación, que han recibido duras críticas desde que se produjeran. De esta manera, y una vez acabados los procesos selectivos, han criticado tanto al Ministerio de Educación por imponer "un Real Decreto de acceso que nadie quería" como a la propia región, "que una vez más reitera la falta de interés para que el proceso selectivo ofrezca garantías de transparencia y objetividad para las personas aspirantes".

Así, y en lo que se refiere al primero de los hechos, critican la obsolescencia del sistema "que prima los conocimientos teóricos y memorísticos frente a la capacidad pedagógica y la experiencia docente" por lo que han pedido la convocatoria urgente de la Mesa sectorial para analizar en profundidad los defectos del sistema.

En lo que respecta a la Consejería de Educación, desde el sindicato comentan los problemas en los criterios de corrección y de calificación, "tan generales y básicos que se ha dado la paradoja de que ha habido diferencias sustanciales en los aplicados por los tribunales de una misma especialidad". Además, también comentan la insuficiencia de aprobados para cubrir el número de plazas, teniendo en cuenta que "los opositores desconocían el valor de cada una de las preguntas de esas pruebas, causándoles el consiguiente perjuicio".

Así, el número de suspensos en la primera prueba ha sido elevado hasta el hecho de que hasta en doce especialidades el número de aprobados en fase primera ya fueron menos que las plazas ofertadas. De hecho, comenta el sindicato, un total de 158 plazas han quedado desiertas, a las que se suman aquellas para el turno de personas con discapacidad que eleva el número de 344 "plazas perdidas".

Ante ello, y la falta de anonimato de las personas aspirantes en las pruebas escritas, según denuncian, consideran que estas oposiciones han servido para comprobar que "estamos ante un modelo de selección agotado tanto por las condiciones excluyentes del modo de acceso como por los defectos señalados en el desarrollo práctico de la prueba".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído