Un zamorano escribe cuentos gratuitos a demanda para entretener a los niños durante la cuarentena

Se trata de un antiguo estudiante de la Facultad de Comunicación de la Universidad Pontificia de Salamanca y que actualmente trabaja en la capital zamorana.

 Sin título 1
Sin título 1

‘Érase una vez un Gobierno de España que, para paliar la propagación de un virus llamado Covid-19, decretaba el estado de alarma un 14 de marzo de 2020’.

Así podría empezar el cuento que relate la cuarentena obligatoria que están realizando los residentes en territorio nacional y, de esta manera, también puede comenzar la historia que protagoniza el zamorano Goyo Fermoselle, licenciado en Periodismo por la Universidad Pontificia de Salamanca, a quien se le ocurría escribir cuentos gratis desde su casa (hay que respetar la cuarentena) para los niños que se lo soliciten con el fin de entretenerlos mientras tengan que permanecer sin poder salir a la calle.

“La idea surge porque veía en las redes sociales que mucha gente estaba aportando su tiempo para ayudar a los demás en la situación que estamos viviendo. Hay quienes se han ofrecido a hacer la compra a personas que no pueden abandonar sus domicilios, músicos que están ofreciendo conciertos a través de medios digitales… Entonces, a mí, que tampoco sabía muy bien qué hacer, pero que me apetecía ayudar de alguna manera, se me ocurrió esto”, revela Goyo Fermoselle en una entrevista para el periódico digital SALAMANCA24HORAS.

El proceso se iniciaba el pasado domingo, cuando explicaba la iniciativa en sus perfiles de Facebook y Twitter: “He facilitado mi correo electrónico, goyofermoselle1@gmail.com, y he pedido a los niños que me remitan cinco palabras para poder hilvanar la historia. Siempre es más fácil hacer algo que les guste con lo que ellos pidan. La respuesta está siendo muy buena. He recibido 22 peticiones de cuentos y ya he enviado quince. Hay que tener en cuenta que sigo teletrabajando y los voy redactando por las tardes. Me hace mucha ilusión que a los chicos a los que ya se los he enviado les estén gustando. Además, a mí también me sirve para evadirme en esta situación que estamos atravesando. Poder escribir algo que haga feliz a un niño es una sensación muy agradable”.

Su público va de los 3 a los 12 años, por lo que Fermoselle tiene que ser versátil. “Trato de adaptarlos a sus edades porque, lógicamente, es diferente escribir para una edad que para otra”, reflexiona este periodista zamorano que ya puede presumir de ser autor de Arrribes y Periquillo, El tractor del Tío Paco, El misterio del poste maldito, La hurona, El príncipe y el pirata, La princesa del tiempo, El unicornio que sabía nadar, Un mensaje en un árbol, Los osos llegan al colegio, El genio de un sueño, El osito que llegó a la luna, La estrella que salía junto al sol, La princesa que aprendió a bailar, La bruja de Fermoselle y El caballo de la lluvia.

“La temática es variada y procuro que haya referencias a los nombres de los niños para que, en la medida que se pueda, sean los protagonistas del relato”, comenta este escritor que tendrá tarea por delante hasta que se pueda decir ‘¡colorín, colorado, este confinamiento se ha acabado!’.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído