Condenado a cinco años de prisión un hombre que intentó matar con una catana a un amigo

La Justicia ha condenado a cinco años de prisión por intento de asesinato a un hombre que asestó dos cortes profundos a su compañero de piso con una catana en Xàbia (Alicante), tras una discusión y cuando la víctima se encontraba descansando en la cama. El tribunal le ha aplicado la atenuante de enajenación mental.

EP

0 Comentarios

 2092802
2092802

La Sección Segunda de la Audiencia de Alicante ha condenado a cinco años de prisión por intento de asesinato a un hombre que asestó dos cortes profundos a su compañero de piso con una catana en Xàbia (Alicante), tras una discusión y cuando la víctima se encontraba descansando en la cama. El tribunal le ha aplicado la atenuante de enajenación mental.

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el condenado deberá indemnizar a la víctima con 36.000 euros debido a las lesiones y secuelas producidas. Así mismo, se le prohíbe acercarse al que fuera su compañero de piso a menos de 200 metros y durante seis años no podrá mantener ningún tipo de comunicación con él.

En la sentencia, se determina que existió ánimo de matar por parte del condenado y no de lesionar como alegó su defensa durante el juicio. Además, la sala entiende que la naturaleza del arma empleada cobra especial relevancia y que el ataque fue "imprevisto, fulgurante y repentino" y que después de la agresión el acusado no prestó ayuda alguna.

El tribunal considera probado que sobre las 14.00 horas del día 27 de junio del año 2017, el procesado se encontraba en la vivienda de su amigo, en Xàbia, donde el acusado residía desde hacía varios meses con el beneplácito del propietario, cuándo en un momento dado tras una discusión, y aprovechando que el perjudicado se encontraba descansando en la cama, le asestó dos cortes profundos con el fin de acabar con su vida.

Asimismo, asestó de forma "totalmente sorpresiva" un golpe directo con el filo de la espada, por lo que a la víctima no le dio tiempo más que a levantar el brazo derecho con el fin de protegerse del impacto. Así, recibió dos cortes uno en el antebrazo derecho y otro en la nuca, que le causaron cortes profundos y graves hemorragias.

Aún así, la víctima logró huir de la vivienda y llegar a la carretera donde pidió auxilio mientras se taponaba la herida de la nuca. Fue atendido por un particular que alertó a las autoridades.

El ahora condenado padecía un trastorno psicótico cuyo tratamiento había abandonado y cuya situación se agravó por el consumo de cocaína y marihuana, lo que limitó sus facultades intelectuales.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído