El gesto que evitará que tus tomates se pongan malos

Se recomienda colocarlo con el tallo hacia abajo y en fila, en un lugar fresco donde no le de la luz directa

 Tomates
Tomates

Nos encontramos en temporada alta del tomate, la fruta/verdura estrella del verano. Es muy versátil en la cocina ya que lo mismo sirve para hacer una ensalada como un gazpacho, un pastel o incluso una sopa fría.

Como diariamente nos salva de más de un apuro lo más recomendable es tener conocimiento de cómo hay que conservarlos. Lo primero que hay que saber es que desde que el tomate es cosechado pasa por diferentes procesos que aceleran su madurez, por lo que cuando llega a nuestras casas no hay que tardar mucho tiempo en consumirlo porque no le quedará mucho tiempo, y es una pena que se estropee antes de haber sido utilizado.

Si el tomate está ya maduro es necesario introducirlo en la nevera para que aguante un poco más de tiempo, pero ¿cómo hay que colocarlo?

Aunque parece una tarea sencilla, lo cierto es que no vale colocarlo de cualquier forma. Es más no es nada aconsejable apiñarlos unos encima de otros a lo montaña. Lo más recomendable es colocarlos con el tallo hacia abajo para que no pierdan humedad. Tienen que estar en un lugar fresco pero apartado de la luz directa, y deben colocarse extendidos, en fila. También es importante dejarlos un par de días fuera y después introducirlos en la nevera. Así aguantarán más tiempo y, lo más importante, en mejores condiciones.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído