Si tienes alguno de estos cuatro síntomas, te faltan muchas vitaminas

Son la primera señal de que tenemos un gran riesgo de salud, pero es muy fácil pasarlos por alto

0 Comentarios

 Alimentos3
Alimentos3

Estos micronutrientes son algo complicado. Es muy fácil saber si estamos llevando un estilo de vida poco saludable, pero la carencia de vitaminas puede darse aunque llevemos una dieta sana, aunque limitada. no todas las vitaminas esenciales abundan en los vegetales, y otras solo se encuentran en cantidad suficiente en alimentos de origen animal. Uno de los ejemplos más conocidos es el de la vitamina B12 que, desgraciadamente, solo se encuentra en la carne, huevos, y determinados lácteos. Los veganos, por ejemplo, conseguir los niveles de B12 requiere de la ingesta de suplementos creados a partir de determinadas bacterias. Tamnién les pasa a las personas de tercera edad, pues a medida que se cumplen años, el consumo de carne roja disminuye. 

Según informa el diario digital El Confidencial, El principal problema al que nos enfrentamos es que no somos conscientes de nuestras carencias vitamínicas hasta que no empezamos a notarlos problemas de salud que esta concidión acarrea. Las claves para identificarlo a tiempo son las siguientes: 

Si tenemos el pelo o las uñas frágiles, fatiga crónica, dolor muscular, calambres, u hormigueo en pies o manos, lo más probables es que se deba a una carencia biotina, o lo que es lo mismo, vitamina B7. Si queremos evitarlo, lo primero que tendremos que tener en cuenta es que debemos descartar las claras de huevo crudas. El segundo paso sería consumir alimentos ricos en este nutriente, como yemas de huevo, pescado, carne roja, frutos secos, lácteos, espinacas, brécol, coliflor, patatas o plátano. 

Tener úlceras bucales o las comisuras de los labios agrietadas, si no atienden a ninguna condición específica, puede deberse a la falta de hierro o de vitaminas del grupo B. Si queremos evitar estos más que incómodos síntomas, lo que deberemos hacer es consumir pollo, carne roja, pescado, lentejas, espinacas, berza, casquería o frutos secos. 

La causa más común de las encías sangrantes es la gingivitis, pero en determinadas ocasiones su causa es mucho más peligrosa: una carencia de vitamina C. Esta provoca una enfermedad llamada escorbuto, muy común entre los marineros que llevaban a cabo viajes transoceánicos hace varios siglos y la razón principal de que llevasen grandes cantidades de naranjas a bordo a partir de que fuese descrita por el médico inglés James Lind a mediados del siglo XVIII. Por supuesto, si no le ponemos remedio una vez nos han empezado a sangrar las encías, podremos sufrir todas las consecuencias de la enfermedad que son bastante peores: púrpura, pústulas, pérdida de los dientes, caída del pelo, hemorragias intramusculares... Hay una gran cantidad de alimentos ricos en vitamina C, y algunos de ellos son la patata, la naranja, la lima y el limón, el pimiento, el brócoli o las fresas. 

Uno de los síntomas más difícil de percibir es el de la pérdida de visión nocturna. Una de sus causas es la carencia de vitamina A. Esta es necesaria para la generación de una proteína ocular: la rodopsina. Esta es un componente fundamental de los bastones de la retina, las células encargadas de la percepción de la intensidad lumínica. Por la noche, o cuando por otras razones hay una gran oscuridad, prestando atención podremos ver, pero los colores desaparecen. Eso es algo completamente normal y es debido a que los conos (los receptores del color) tienen una sensibilidad menor que los bastones. 

Esta condición es conocida como 'nictalopía', y aunque puede ser causada por lesiones oculares, su causa más común es la carencia de vitamina A. Por fortuna, tenemos a nuestro alcance una amplia variedad de alimentos que harán casi imposible padecer una carencia de esta vitamina, como los huevos, el aceite de hígado de bacalao, los vegetales de color naranja o amarillo, el brécol o las espinacas. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído