La localidad de Brime de Urz ha visto como su población se ha multiplicado en estos días, más aún coincidiendo con el fin de semana de la Fiesta de la Sacramental. El registro de 98 habitantes se ha incrementado con creces con la presencia de residentes fuera del pueblo que han aprovechado el calendario festivo para acudir a la tierra de sus raíces.

En este sábado caluroso se celebraba la Fiesta mayor con una misa solemne y la procesión con la Custodia. Una comitiva animada con los sones musicales de la agrupación «los Jatas» por el itinerario callejero habitual. Desde momentos antes de la celebración eucarística, el repique incesante de las campanas pregonaba a los cuatro vientos que Brime de Urz estaba de fiesta y así continuaba durante el desfile procesional.

Desde este mediodía se abría una exposición etnográfica en el salón social con obras del vecino y maestro artesano Pascual Álvarez García y del también artesano vecino de Quiruelas, Pedro Peral. La tarde festiva arrancaba con juegos infantiles y atracciones con castillos hinchables dando paso en la noche a la verbena con la orquesta «la Clave» hasta altas horas de la madrugada. Los más atrevidos tenían previsto, para continuar con la tradición, subir al cerro de la ermita de San Esteban para contemplar el amanecer en la vega del arroyo Almucera.

Los vecinos siguen de fiesta este domingo con una actuación del grupo de baile de la escuela Mari Jose con su grupo flamenco y la verbena con la macrodiscoteca Sonido.

Brime de Urz arrancaba el abanico de festejos el viernes con un animado desfile nocturno de carrozas y disfraces y una sesión de baile con la disco móvil de Primitivo Sánchez Jañez.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído