Justo Vicente Martínez, religioso dominico nacido en Villanázar de Valverde el 17 de octubre de 1913 y asesinado a los 22 años, el 30 de julio de 1936, en Miguelturra (Ciudad Real), será beatificado junto a otros 26 dominicos en la Catedral de Sevilla el sábado 18 de junio de 2022 a las 11 de la mañana.

La Catedral de la capital hispalense acogerá la beatificación de 27 mártires dominicos el 18 de junio en una solemne celebración presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Le acompañarán, entre otros, Mons. José Ángel Saiz Meneses, arzobispo de Sevilla, y Fr. Gerard Timoner, O.P., maestro general de la Orden de Predicadores.

La beatificación fue aprobada por el papa Francisco en diciembre de 2019 y a causa de la pandemia se retrasó hasta mediados del presente año. El 18 de junio los veintisiete dominicos que fueron asesinados a causa de su fe, entre el verano del año 1936 y comienzos de 1937, serán proclamados beatos de la Iglesia católica.

Entre los 27 mártires se encuentran frailes sacerdotes, hermanos cooperadores, estudiantes, una monja y un laico.

De ellos, veinte eran frailes del convento de la Asunción de Almagro. En Almería, seis miembros de la Orden de Predicadores fueron detenidos, encarcelados y finalmente fusilados en distintos lugares de la provincia.

De esta causa de Almería destaca el laico dominico Fructuoso Pérez Márquez, reconocido periodista. Fue director del periódico «La Independencia» y colaborador de difereentes diarios de tirada nacional.

También será beatificada la monja dominica sor Ascensión de San José, religiosa del monasterio Madre de Dios de Huéscar.

Los Dominicos de España han lanzado una página web con toda la información sobre la canonización y la vida de los futuros beatos: dominicos.org/beatificaciones-2022

Retazos históricos del beato de Villanázar

Justo Vicente Martínez, profeso estudiante, nació en Villanázar, hijo de Evaristo y Felipa, el 17 de octubre de 1913; bautizado a las 48 horas, el día 19, en la iglesia parroquial de Villanázar. Recibió el Sacramento de la Confirmación en la iglesia de Mózar, el 25 de mayo de 1926. Estudió un tiempo en la preceptoría de la «Virgen del Campo», en Rosinos de Vidriales . El 18 de octubre de 1928 se encontraba ya en la escuela apostólica de Almagro. Por medio de una frecuente correspondencia, que mantuvo con sus padres y hermanos, se advierte en él un progreso en la consolidación de la vocación religiosa, que le llevó a vestir con gran alegría el hábito, el 30 de septiembre de 1930. Se mostraba dispuesto a hacer la profesión para el mes de octubre de 1931. Profesó el 10 de enero de 1932. Renovó su profesión el 10 de enero de 1935, hasta cumplir con el servicio militar.

Hizo la profesión solemne el 30 de abril de 1936. Durante el noviciado vivió con serena preocupación la proclamación de la Segunda República Española y, especialmente, la persecución religiosa desatada en algunos lugares en el mes de mayo de 1931. Realizó cinco cursos académicos en Almagro, el último de los cuales fue el de 1935-1936. Murió asesinado, a los 22 años, en Miguelturra (Ciudad Real), el 30 de julio de 1936. Sus reliquias se veneran en Sevilla.

MÁRTIRES NATURALES DE LA DIÓCESIS DE ASTORGA

Mártires de Almagro

Pedro López Delgado, sacerdote

Nació Nogarejas de la Valdería, Diócesis de Astorga y provincia de León, el 9 de febrero de 1909, bautizado el 10 de febrero. Ingresó en Almagro el 4 de octubre de 1925, con el beato Fernando Grund, muerto en Almería. Profesó el 5 de octubre de 1926. Estudió en Almagro y, n 1934-1935, en el «Angelicum» de Roma, hizo el examen para el grado de Doctor en Teología, con la calificación de «Summa cum laude», junto con el después profesor de dogmática en aquel centro, fray Stefano Deandrea. En Roma recibió las sagradas órdenes, hasta el presbiterado, el 16 de julio de 1933. Celebró la primera Misa, «en el Año Santo 1933», en la basílica de Santo Domingo de Bolonia.

Dio clase en Almagro durante un curso (1935-1936). Era una persona de gran ingenio y, aunque corporalmente débil, estaba dotado de un óptimo espíritu. Dio ejemplo de observancia regular y constancia en el estudio. Leía con asiduidad temas de historia de la Orden y vidas de los santos. A los 27 años, le dieron muerte. Sus reliquias se hallan en la iglesia de Santo Tomás de Sevilla.

Francisco Santos Cadierno, religioso estudiante

Nació en Nogarejas de la Valdería, Diócesis de Astorga y provincia de León, el 7 de mayo de 1913. Ingresó en Almagro el 29 de septiembre de 1929, con los beatos Paulino Reoyo García, Santiago Aparicio López y Ricardo López López. Profesó el 30 de septiembre de 1930. Renovó la profesión el 7 de mayo de 1934, «hasta el servicio militar». Continuó regularmente los estudios.

Lo describían como pequeño de cuerpo, cara redonda y morena, de mirar penetrante. Era de trato cariñoso y comunicativo. Ofrecía su trabajo y ayuda a todos, emprendedor de cosas grandes, simpático y deportista. Tuvo una inteligencia muy aguda, penetrante como una espada. Hallaba el flaco del sofisma al instante. Vivió de la piedad, de las visitas al Santísimo y de su amor acendrado a la Santísima Virgen. Lo mataron a los 23 años. Sus reliquias están expuestas a la veneración en Sevilla.

Mártir en Migelturra (Ciudad Real)

Justo Vicente Martínez, profeso estudiante

Nació en Villanázar, diócesis de Astorga y provincia de Zamora, hijo de Evaristo y Felipa, el 17 de octubre de 1913; bautizado el 19. Recibió la confirmación en Mózar el 25 de mayo de 1926. Estudió un tiempo en la preceptoría de la «Virgen del Campo», en el pueblo de Rosinos de Vidriales (Zamora). El 18 de octubre de 1928 se encontraba ya en la escuela apostólica de Almagro. Por medio de una frecuente correspondencia, que mantuvo con sus padres y hermanos, se advierte en él un progreso en la consolidación de la vocación religiosa, que le llevó a vestir con gran alegría el hábito, el 30 de septiembre de 1930. Se mostraba dispuesto a hacer la profesión para el mes de octubre de 1931. Profesó el 10 de enero de 1932. Renovó su profesión el 10 de enero de 1935, hasta cumplir con el servicio militar.

Hizo la profesión solemne el 30 de abril de 1936. Durante el noviciado vivió con serena preocupación la proclamación de la Segunda República Española y, especialmente, la persecución religiosa desatada en algunos lugares en el mes de mayo de 1931. Realizó cinco cursos académicos en Almagro, el último de los cuales fue el de 1935-1936. Murió asesinado, a los 22 años, en Miguelturra (Ciudad Real), el 30 de julio de 1936. Sus reliquias se veneran en Sevilla.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído