El Colegio Virgen de la Vega de Benavente celebra su Semana de la Ciencia concienciando sobre el cambio climático

Los alumnos de 4º de la ESO han realizado estudios sobre el estado del clima en la ciudad

Alumnos del Colegio Virgen de la Vega
Alumnos del Colegio Virgen de la Vega

Concienciar al alumnado sobre el cambio climático y sus consecuencias justifica la temática y actividades que dinamizan la celebración de la Semana de la Ciencia 2022 en el colegio Virgen de la Vega en Benavente.

Uno de los efectos más probables asociado al cambio climático es la prolongada sequía que padecemos desde hace meses, afectando tanto a la cantidad de agua disponible como a su calidad.

La instalación de un tanque de tormentas en el invernadero, sistema que almacena el agua de lluvia recogida por la cubierta y canalones del invernadero, permite recoger y almacenar  a lo largo del año cientos de litros de agua que de otra forma se desperdician por los sumideros, se reutiliza  para regar el huerto, evitando un gasto innecesario de agua potable.

Las actividades en el marco de la Semana de la Ciencia se realizan en un ámbito multidisciplinar,  con protagonismo de los alumnos de 4ºESO desde el área de Laboratorio. Los alumnos de 1ºESO de Tecnología se responsabilizan  de diseñar un sistema de riego por goteo con materiales reciclados. En el proceso de diseño y construcción asumen la responsabilidad de reutilizar y reducir el consumo de agua.

Alumnos de 4ºESO tomaron muestras del agua de precipitación recogida por el pluviómetro de la estación meteorológica en los últimos días. En el laboratorio de Física y Química se midieron la temperatura y la cantidad de dióxido de carbono, nivel de acidez o pH,  parámetro que caracteriza la lluvia ácida, y que determina la  calidad del agua de nuestros ríos, embalses y lagos. Condicionan la diversidad de la vida acuática en nuestros ríos, lagos y embalses. Altera los ecosistemas terrestres, es causa de la deforestación de los  bosques y degradación de los suelos.

En el laboratorio de Biología, los alumnos analizan muestras de agua recogidas por el pluviómetro y el tanque de tormentas, buscando la presencia de esporas y partículas arrastradas por la lluvia,  producto de la contaminación del aire.

El agua de lluvia analizada a partir de las muestras del pluviómetro presenta un pH bajo, de carácter ácido, por la presencia de dióxido de carbono, en niveles que se pueden considerar normales. El agua recogida por el tanque de lluvía,  presenta un pH alto, y una concentración de sólidos disueltos elevada,  consecuencia de los episodios de calima de especial incidencia en los últimos meses.

En el laboratorio de Biología, se detecta la presencia de algas filamentosas en la muestra del pluviómetro, no presentes en otras ocasiones y que proliferan por las inusuales  altas temperaturas de este otoño.

El análisis del climograma realizado a partir de más de 500000 datos,  recogidos por la estación durante dos décadas, revela  una tendencia al aumento de la temperatura y disminución de la precipitación, constatan valores propios de un clima árido.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído