La curiosa historia de una localidad zamorana ‘partida’ por la frontera

El cierre fronterizo dictado por Portugal separa a unos vecinos acostumbrados a convivir a ambos lados de La Raya.

EP

1 Comentarios

 Sin título 5
Sin título 5

La Sierra de la Culebra alberga uno de los casos más excepcionales en La Raya, como se conoce a la frontera entre España y Portugal, en la localidad de Rihonor de Castilla/Rio de Onor, la cual parte la línea divisoria entre ambos países, una frontera que recientemente ha vuelto a cerrarse debido a la pandemia del coronavirus y las medidas de restricción de la movilidad aplicada por las autoridades lusas.

Del lado español, Rihonor de Castilla se encuentra en la comarca zamorana de Sanabria y pertenece al municipio de Pedralba de la Pradería, mientras que en el extremo luso, Rio de Onor está unido a Aveleda como parroquia dentro del 'concelho' de Braganza, en la región histórica de Trás-os-Montes.

A Rihonor la atraviesa el río Fontano, un subafluente del Duero conocido en su tramo portugués como Rio de Onor, lo que da nombre a la localidad.

Debido a que parte del casco urbano pertenece a España y parte a Portugal, el bilingüismo es común entre sus poco más de 100 habitantes --unos 75 lusos y poco más de 30 en la parte española--, lo que se complementa con una antigua variante del leonés conocida como rihonorés.

Precisamente otro de los nombres para esta localidad es Ruidenore, en leonés, si bien sus vecinos suelen referirse a la parte zamorana como Povo de Cima (Pueblo de Arriba) y a la portuguesa como Povo de Abaixo (Pueblo de Abajo).

Rihonor, donde las construcciones más modernas comparten espacio con las tradicionales viviendas de piedra y pizarra de la zona, dista 16 kilómetros de Puebla de Sanabria, a la que está unida por la ZA-921; 22 de Pedralba de la Pradería, de cuyo Ayuntamiento depende la mitad española, y 27 de Braganza, del que depende la lusa y con la que se comunica por la N308.

La conexión entre ambos países se produce a través de Rihonor por un camino vecinal que estos días se ha visto afectado por el cierre de fronteras para combatir la pandemia de coronavirus, lo que ha repercutido en sus vecinos, muchos de los cuales residen en un país pero cultivan tierras o llevan a pastar su ganado al otro lado de La Raya.

Así, en estos días es frecuente la presencia de efectivos tanto de la Guardia Civil y el Cuerpo Nacional de Policía, como de las fuerzas del orden portugués, que supervisan que el paso de uno a otro extremo responda a alguno de los supuestos justificados.

Fruto también de esa división entre dos países, la localidad cuenta con dos husos horarios distintos, de modo que cruzar de la parte española a la lusa supone retrasar una hora el reloj.

Hasta el segundo tercio del siglo XX, la localidad aparecía en los documentos oficiales españoles como Rionor, para recibir más tarde el nombre de Rihonor de Castilla.

HISTORIA

Perteneciente al reino de León durante la Edad Media, al separarse de éste el condado de Portugal en el siglo XII y convertirse en reino, quedó en zona de disputa entre ambas coronas hasta que a principios del XIII se fijó la frontera y la localidad se repartió entre ambos lados.

En la Edad Moderna, la parte española se integró en las Tierras del Conde de Benavente y en la receptoría de Sanabria, pero al rehacerse el mapa provincial por parte de Javier de Burgos en 1833 se integró en Zamora, conservando la categoría de municipio adscrito al partido judicial de Puebla de Sanabria. Sin embargo, a mediados del siglo XIX perdió su municipalidad y fue absorbido por Pedralba de la Pradería, como permanece hoy en día.

Por su parte, Rio de Onor fue una parroquia propia hasta que en 2013 se fusionó con la de Aveleda, dentro del Concelho de Braganza. Se trata de una 'aldea comunitaria' que mantiene un régimen en el que sus vecinos comparten hornos, terrenos agrícolas, pastos y rebaños comunes mantenidos y explotados entre todos.

El escritor y Premio Nobel de Literatura José Saramago visitó la localidad y plasmó su experiencia en el libro Viaje a Portugal, publicado en 1981.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Lo más leído