​Nueva muestra de rechazo a la instalación de la mina de Valtreixal en Sanabria

La asociación rayana Rionor analiza los motivos de su posición contraria

 1918034
1918034

La Asociación RIONOR (Red Ibérica Occidental para una Nueva Ordenación Raiana) creada para defender los derechos e intereses de las poblaciones de los territorios rayanos de baja densidad en el Noroeste Ibérico, ha discutido el proyecto para la instalación de la mina a cielo abierto de extracción de wolframio, Valtreixal, en Calabor de Sanabria.

La asociación se ha pronunciado en contra de este proyecto esencialmente por varios motivos:

- Que, si bien somos conscientes de que se necesitan emprendimientos para fijar poblaciones en esta región y que todos tienen impactos ambientales, la instalación de la Mina Valetreixal en Calabor a cielo abierto, lamentablemente genera muy pocos puestos de trabajo y el daño es incalculable, recayendo en los territorios de Portugal la contaminación de ríos y tierras cultivadas.

- Que la instalación de la mina a cielo abierto, Valtreixal, contribuye a la destrucción del medio ambiente y hábitats de fauna muy diversificada, daña los cultivos agrícolas, impide el desarrollo de emprendimientos turísticos y contribuye al grave problema del éxodo rural.

- Que la obtención de un miligramo del mineral buscado, precisa la movilización de una o varias toneladas de materiales acompañantes, algunos de ellos incompatibles con la vida, que ahora están estabilizados y después quedan en superficie, a la intemperie y llevados por los agentes meteorológicos a las zonas de cultivo y diluidos en las aguas que percolan y ocupan las capas freáticas superficiales.

- Que este proyecto se ubica en una zona de alto valor ecológico incluida en su totalidad dentro de la Red Natura 2000, una zona protegida por directivas europeas, y es incongruente con la filosofía de la Reserva de la Biosfera ‘Meseta Ibérica’ donde se encuentra este territorio.

- Que las administraciones no tienen legitimidad para tomar decisiones que pongan en peligro la vida de las poblaciones que residen a ambos lados de la frontera y que todas estas comunidades colindantes tienen derecho a ser escuchadas y respetada su voluntad, por no ser islotes independientes y aislados.

Archivado en:

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído