El obispo de Zamora, Fernando Valera, ha visitado este fin de semana algunos de los pueblos afectados por el incendio que arrasó más de 36.000 hectáreas hace unas semanas en la provincia de Zamora. El término municipal de Losacio de Alba fue uno de los que se llevó la peor parte y, precisamente, allí estuvo el sábado monseñor Valera para compartir un momento de oración y diálogo con los vecinos. El obispo fue recibido por el párroco y el alcalde de la localidad quienes agradecieron enormemente su cercanía y preocupación.

Los vecinos relataron consternados como vivieron momentos de angustia e incertidumbre en las horas iniciales del fuego, así como la tristeza al ver calcinado la mayor parte del pueblo, exceptuando la zona urbana. El alcalde de Losacio explicó cómo, de forma casi milagrosa, el fuego llegó hasta la ermita, en un paraje alejado del pueblo y que finalmente las llamas no afectaron al templo.

Los vecinos de Marquiz de Alba y Olmillos de Castro también recibieron sendas visitas del prelado zamorano. Se da la circunstancia que en Olmillos de Castro se celebró la festividad de su patrona, Santa Marina, aprovechando la visita del obispo. Y es que a consecuencia del devastador incendio no pudo rendirse homenaje a la patrona en el día de su festividad, a finales de julio.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído