Desde Argentina a Sanabria: la odisea de un niño con autismo en la España Vaciada

Por el momento, las reivindicaciones han conseguido que se ponga un vehículo para llevar al joven a su colegio en la capital dos días a la semana.

 WhatsApp Image 2020 11 17 at 15.16.28
WhatsApp Image 2020 11 17 at 15.16.28

Con palabras de agradecimiento a todas las personas involucradas, Lia Colino, madre del joven Sebastián Fernández de diez años que tiene autismo. Llegados a Cerezal de Sanabria hace ya un año, Lia y su marido aterrizaron en la antigua casa de su abuelo desde Argentina, un cambio drástico con el que intentaron poner su granito de arena para traer savia nueva a esta localidad zamorana.

Pese a todo, Lia y el pequeño de sus hijos se encontraron con que se habla mucho de la España Vaciada y de la necesidad de cambiar su situación, pero no se dan todos los recursos necesarios. En este sentido, el joven de diez años tiene que acudir al colegio Virgen del Castillo de la capital zamorana, lugar al que acudía martes y jueves trasladado por su madre. Ante esta realidad, Lia Colino trató de poner remedio reivindicando una ayuda de transporte para el pequeño, pues dejarlo interno no era una opción debido a que necesita estar con su familia y al miedo que le supone eso a su propia madre en estos tiempos de Covid-19.

"Queremos que esté con su familia", reconoce Lia, quien explica que Sebastián "necesita atención y estar en su casa". Tras hablar con todas las instituciones necesarias, entre ellas Fernando Prada, director de Educación de Zamora, del que agradece su predisposición a colaborar en todo momento, Lia ha logrado que un automóvil con un acompañante acuda a recoger al niño todos los martes y jueves, los mismos días que ella lo llevaba hasta Zamora.

La propia madre asegura que se tendría que valorar que su hijo "no es el único caso", aclarando que conoce a más familias en la misma situación y que hay que tratar de remediarlo. "Es falta de gestión porque recursos se ha demostrado que están", sentencia, recalcando nos encontramos en el año 2020 y que esto supone vulnerar los derechos de los ciudadanos que viven en pueblos pequeños.

De momento, el joven Sebastián Fernández acudió por primera vez el pasado jueves a su colegio en el automóvil dispuesto por las instituciones, algo que se repetirá este martes con un trayecto de vuelta a casa que Lia y su familia esperan que se convierta en una opción para el resto de jóvenes con discapacidades que viven fuera de los municipios grandes y no cuentan con las mismas opciones que el resto.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído