Otro monumento de Zamora se incorpora a la ‘Lista roja del Patrimonio’ por su estado de ruina

Junto con otros dos monumentos de Salamanca y otros dos de Burgos

Ruinas de la iglesia de San Salvador en Abezames
Ruinas de la iglesia de San Salvador en Abezames

La asociación Hispania Nostra ha incorporado cuatro monumentos de Castilla y León en la 'Lista Roja del Patrimonio'. En concreto son: la espadaña de la iglesia de Torremoronta (Santa María del Campo, Burgos), las ruinas del monasterio de San Francisco (Castrojeriz, Burgos), las ruinas de la iglesia de San Salvador (Abezames, Zamora) y los escudos del palacio del duque de la Roca (Salamanca).

El colectivo señala que se trata de cuatro elementos arquitectónicos muy distantes en el tiempo y muy diferentes entre sí, pero les une el estado de ruina y abandono en el que se encuentran.

Esto ha motivado que hayan sido incorporados a la 'Lista Roja del Patrimonio' que elabora la asociación y que recoge cerca de 1.100 monumentos españoles que se encuentran sometidos a riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. 

Respecto a la espadaña de la iglesia de Torremoronta (Santa María del Campo, Burgos) en el actual despoblado de Torremoronta, indicó que formaba parte de un monasterio, y añadió que desde la carretera de Lerma-Quinta se puede divisar la espadaña en lo alto de un pequeño cerro rocoso. 

“Es lo único que se conserva de lo que un día fue la iglesia, y cuenta con dos huecos que alojarían las campanas.  No goza de ninguna protección legal específica, y si no se actúa pronto, corre el riesgo de desaparecer por completo", destacó.

Respecto a las ruinas del Monasterio de San Francisco (Castrojeriz, Burgos) indicó que se trata de un edificio construido en el siglo XIV al que se trasladaron los monjes franciscanos desde su anterior emplazamiento, el actual convento de las clarisas de Castrojeriz. Se cree que este edificio se construyó en las huertas de algún rey castellano (posiblemente Pedro I), pero no hay constancia arqueológica al respecto. Durante la Guerra de la Independencia sufrió un incendio que deterioró de manera importante el edificio, y a finales del siglo XIX, mediante una desamortización, el monasterio fue desalojado y traspasado a manos privadas. También fue utilizado anteriormente como cementerio municipal, ubicado en el atrio.

"Hace unos 30 años las ruinas estaban bien conservadas, donde se podían observar con claridad algunos arcos agudos de la nave central y bóvedas de crucería del templo original. Sin embargo, el paso del tiempo y la falta de cuidados han provocado que la finca se haya visto engullida por maleza y árboles, lo cual amenaza con derribar los pocos arcos que quedan en pie", resumió.

Abezames

El municipio zamorano de Abezames contiene restos de antiguos pobladores, como los hallados en el cercano despoblado de Mompodre, lugar en el que se han descubierto abundantes cerámicas de la Primera Edad de Hierro y de época celtibérica. Posteriormente ese asentamiento fue romanizado. 

Se cree que en ese lugar hasta el siglo XV se ubicaba la iglesia del Salvador que dominó el promontorio junto a un castillo, dando lugar al asentamiento urbano de ‘Avecames’. De este templo sólo se conservan parte de uno de los muros longitudinales y la cabecera, donde cuatro arcos sostenían una desaparecida cúpula. La iglesia se cerró en 1853 debido a su mal estado de conservación que no ha hecho sino agravarse hasta la total ruina que presenta en nuestros días. Recientemente se ha venido abajo el muro de la cabecera. 

Respecto al conjunto de escudos en piedra del desaparecido Palacio del Duque de la Roca, situados actualmente en propiedades del Campo de Tiro y Deportes de Salamanca, el colectivo determinó que actualmente son solo visibles tres. El Palacio de los Duques de la Roca se derribó en 1958, apareciendo estos escudos en el suelo del Campo de Tiro y Deportes de Salamanca. La labra de los escudos es limpia y detallista, a pesar de que los tres están deteriorados.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído