Un proyecto para identificar la fuente de contaminación por nitratos en las aguas en Zamora

El pasado verano el Procurador del Común instó a la Junta a adoptar las medidas necesarias para garantizar el derecho de todas las personas de Castilla y León "a vivir en un medio ambiente ecológicamente equilibrado y saludable"

Estación de control de aguas. BenaventeDigital
Estación de control de aguas. BenaventeDigital

El Ministerio de Transición Ecológica y el Reto Demográfico maneja datos preocupantes en la calidad de las aguas debido a la presencia de nitratos. El 30% de las estaciones de control de las aguas subterráneas y el 50% de las superficiales indican una mala calidad debido a la contaminación por nitratos. En la provincia de Zamora se han detectado, según las asociaciones vecinales y ecologistas, niveles alarmantes de nitratos en el agua de la provincia. Por ello, la Confederación Hidrográfica del Duero decidió ampliar la red de sondeos para el control de las aguas subterráneas con la construcción de otros 89 pozos en el territorio de la Comunidad. El organismo de cuenca gestiona actualmente 544 puntos de control.

El Procurador del Común ha instado a la Junta a adoptar las medidas necesarias para garantizar el derecho de todas las personas de Castilla y León «a vivir en un medio ambiente ecológicamente equilibrado y saludable». Eso lo hizo en una Resolución del pasado verano. Incluso el Alto Comisionado de las Cortes de Castilla y León exigía a la Junta que diera inicio a los trámites pertinentes para designar como zona Vulnerable a Nitratos todas las estaciones contaminadas, tanto de aguas subterráneas, como de superficiales. Resolvía así una queja presentada por la Plataforma Tierra de Alba por la que se pedía que, ante los niveles de contaminación del agua por nitratos y el total desamparo frente a la expansión de la ganadería industrial, se declarase a sesa zona como Vulnerable a los nitratos.

La situación de incumplimiento en materia de la aplicación de la legislación ambiental ha llevado a la Comisión Europea a abrir un pocedimiento de infracción contra España en 2018 y a enviar un dictamen motivado en julio del 2020 exigiendo se pongan medidas en práctica para atajar este grave problema. Por ello, el gobierno presentó en marzo del pasado 2021 una modificación del Real Decreto 261/1996, por el que se regula la protección contra la contaminación producida por los nitratos procedentes de fuentes agrarias.

En el dictamen motivado se reconoce el esfuerzo de Castilla y León para ampliar las zonas vulnerables a los nitratos. Sin embargo concluye que esa ampliación es aún insuficiente y qu haxce falta reforzar las medidas para evitar la contaminación de nitratos. Dice asi: «…visto el deterioro de la calidad del agua, las autoridades deben adoptar un nuevo lan de ctuación con medidas adicionales o reforzadas…». Por ello, la Comisón considera que «…Castilla y León sigue incumpliendo la obligaciones que le incumben…»

El Consejo de Gobierno de la Junta adjudica el estudio a Tecnologías y Servicios Agrarios TRAGSATEC por un importe de 342.360 euros.

Puestas así las cosas, el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León, en su habitual reunión semanal, se adelantaba a este miércoles 5 de enero debido a que mañana es festivo, ha encargado un proyecto de tres años para la realización de análisis isotópicos y convencionales de las masas de aguas de las zonas vulnerables a la contaminación por nitratos, así como el análisis de los procesos de nitrificación o desnitrificación que alteren la contaminación existente. Los trabajos los realizará la empresa de Tecnologías y Servicios Agrarios TRAGSATEC por un importe de 342.360 euros.

En ocasiones, una de las consecuencias derivadas de la realización de las prácticas agrícolas es la posible contaminación de las aguas, especialmente la producida por los nitratos aportados por fertilizantes y abonos. La molécula de nitrato es muy soluble, lo cual le confiere una gran movilidad en el suelo. Si bien esto permite que sea fácilmente aprovechada por las plantas, presenta el inconveniente de que el exceso de nitratos se va infiltrando en el suelo hasta alcanzar las masas de agua subterráneas, o bien ser arrastrada por escorrentía hacia las aguas superficiales. Si la presencia del nitrato o de su forma reducida, el nitrito, alcanza concentraciones altas, su consumo puede resultar nocivo para la salud.

Consciente de esta situación, el Consejo de las Comunidades Europeas promulgó en el año 91, la Directiva 91/676/CEE relativa a la protección de las aguas contra la contaminación producida por nitratos utilizados en la agricultura, que fue transpuesta a la legislación española mediante el Real Decreto 261/1996. Esta Directiva obligaba a los estados miembros, en primer lugar, a determinar las aguas afectadas o que podrían verse afectadas por dicha contaminación para, a continuación, designar como zonas vulnerables todas las superficies conocidas de su territorio cuya escorrentía fluya hacia ellas.

El elemento clave para que el sistema puesto en marcha por la Directiva consiga la reducción efectiva de la contaminación por nitratos es la correcta redacción y aplicación de los programas de acción. Y para su elaboración, resulta muy importante el conocimiento en profundidad de la contaminación existente, las fuentes que la producen y su evolución prevista en las masas de agua.

Los análisis isotópicos, combinados con análisis convencionales de las aguas, pueden permitir identificar con bastante precisión la fuente o fuentes que originan la contaminación en una masa de agua concreta, así como la existencia de procesos de nitrificación o desnitrificación en las mismas aguas que alteren la contaminación existente.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído