Santa Croya de Tera se rebela contra las obras del derribo del malecón del río

Casi un centenar de vecinos han presentado denuncia ante la Guardia Civil exigiendo la paralización inmediata de las obras hasta que la Confederación Hidrográfica del Duero les ofrezca explicaciones

Santa Croya de Tera se rebela contra la retirada del malecón del río. Benavente Digital
Santa Croya de Tera se rebela contra la retirada del malecón del río. Benavente Digital

Esta mañana del martes 14 de septiembre Santa Croya de Tera amanecía lluviosa, pero eso no hacía desistir a un buen número de vecinos de acudir hasta las obras que viene realizando la Confederación Hidrográfica del Duero en la ribera derecha del río Tera. Los vecinos estaban dispuestos a paralizar las obras, porque así lo decidieron al atardecer de ayer en la plaza del Ayuntamiento exigiendo explicaciones del porqué se retira el malecón o defensa actual y se construye otro más cercano al pueblo. «Queremos que nos den explicaciones y que se deje el actual malecón», señalaban a una hora temprana junto al río.

No hizo falta que el grupo de medio centenar de personas paralizase los trabajos porque los operarios de la empresa Tragsa, como adjudicataria del proyecto de la CHD, no se presentaron esta mañana, quizás por indicaciones del organismo promotor de la obra. En todo caso, han sido unos 80 vecinos los que han firmado en contra de esta actuación de la CHD y no han dudado en presentar a primera hora una denuncia ante el cuartel de la Guardia Civil de Camarzana, como ha podido constatar Benavente Digital y Televisión Benavente, solicitando la inmediata paralización de los trabajos alegando que «ante la imposibilidad de comprobar la licencia administrativa pertinente, si es que existe, sospechamos que los trabajos que se están realizando, no se ajustan a una supuesta licencia en tiempo y forma» y por ello piden la inmediata paralización de las obras hasta la verificación de esos extremos.

El vecindario ya se había concentrado al atardecer de ayer a las puertas del Consistorio demandando explicaciones al alcalde, Juan José Arenas, quien les manifestó que serían técnicos del organismo de cuenca los que en los próximos días vendrían a Santa Croya a ofrecer explicaciones sobre un proyecto que ya ha levantado no pocas controversias vecinales.

Los vecinos demandan explicaciones porque la sangre corre por sus venas con demasiada inquietud ante lo que han sufrido en la historia con las grandes avenidas del río. Aseguran que el malecón actual es una gran obra que ha dado su resultado y que en el caso de su retirada y construcción de uno nuevo, mucho más cerca del pueblo, taponará la desembocadura, en la alcantarilla como ellos denominan, de un más que atrevido caño que discurre por el pueblo y que recoge las aguas de las escorrentías del monte, no sólo desde la zona de el Valle de las antiguas escuelas de capataces, sino desde Ferreras y cerca de Litos. Este es el verdadero problema para los vecinos y por eso exigen explicaciones a la Confederación Hidrográfica del Duero.

«No estamos dispuestos a que continúen con las obras sin antes darnos explicaciones», señalaban a este medio al venir del malecón que ahora se está derribando. «Esta gente pretende hacer una cosa que está dando resultados desde hace 30 años y el pueblo se opone porque nos cortan el agua que entra al pueblo de la zona de el Valle», refiere uno de estos vecinos refiriéndose a los promotores del proyecto.

Actuación de la Confederación Hidrográfica del Duero

La Confederación Hidrográfica del Duero, dentro del Programa de medidas del Plan Hidrológico, interviene según el proyecto, en mejorar la conectividad lateral del río Tera a su paso por Santa Croya y la actuación consiste fundamentalmente en el retranqueo de la mota, defensa o malecón existente complementada con labores de limpieza y silvicultura. Así justifica el organismo de cuenca su actuación. Desde principios del pasado verano ya se comenzaron los trabajos de desbroce de la vegetación y ahora se había comenzado con maquinaria pesada a desmantelar la defensa o la mota existente.

La defensa actual del río, en su margen derecho, tiene una longitud aproximada de 2.400 metros y una distancia al cauce que varía desde los 4 metros hasta los cerca de 70 metros en algunos puntos. Esta defensa se ha comenzado a desmantelar para su traslado hacia el sur, alejándola del cauce y acercándola a la localidad, siendo la mayor distancia de separación entre la mota actual y la futura de unos 550 metros. El nuevo malecón está proyectado con una longitud de 2.295 metros, sección trapezoidal y cota de coronación aproximada de 784 metros, según nivel del mar. Se ejecutará siguiendo el trazado de caminos agrícolas existentes a base de materiales sueltos compactados provenientes del desmantelamiento de la mota actual. Según el proyecto, se aduce que así se conseguirá una llanura natural de inundación con una superficie de 83,50 hectáreas que permitirá durante las avenidas el almacenamiento de un volumen de agua en torno a 1,25 hectómetros cúbicos.

En el documento del impacto ambiental, además del retranqueo de la mota, se señala que se procederá a la retirada de residuos sólidos, árboles o troncos caídos en el cauce y la ribera.

La superficie comprendida entre el cauce y la mota actual está ocupada principalmente por un bosque galería integrado principalmente por sauce de porte arbustivo, bardaguera blanca, alisos y fresnos.

El soto de la margen derecha que se proyecta transformar en una llanura de inundación, en la actualidad está ocupado casi en su totalidad por una plantación forestal de chopos.

Por lo pronto, los vecinos este martes han conseguido paralizar las obras, han recogido firmas para presentar denuncia solicitando la paralización inmediata estimando que se carece de licencia y siguen exigiendo explicaciones a la Confederación Hidrográfica del Duero.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído