Siete de cada diez personas que viven en el medio rural no se plantean irse de su pueblo pese a reconocer las dificultades

La Fundación España Habitar elabora el primer Barómetro de la España interior para aprovechar el "enorme" potencial del ámbito rural

0 Comentarios

Una mujer camina por las calles de un pueblo
Una mujer camina por las calles de un pueblo

La población que vive en el medio rural de Castilla y León lo hace de forma voluntaria, ya que siete de cada diez personas que viven en el medio rural no se plantean irse de su pueblo al valorar la mejor calidad de vida (29 por ciento) y razón de pertenencia a su lugar de origen (26 por ciento). No en vano, entre el 30 por ciento de los que admiten alguna posibilidad de emigrar, la mayoría sería por trabajo (36,5 por ciento) o por tener más comodidades o servicios (33 por ciento). Y es que el Barómetro de la España interior, elaborado por la Fundación España Habitar (FEH), recoge que las principales barreras que afrontan las personas que residen en un municipio de la Comunidad con menos de 5.000 habitantes son las dificultades para la movilidad y la falta de acceso a los servicios sanitarios.

El Barómetro, realizado con respuestas de 601 encuestas telefónicas en municipios de la Comunidad, destaca que entre otras razones para vivir en el pueblo están, muy alejadas, por reunificación familiar (19 por ciento), mayor estabilidad laboral (once por ciento) y menor coste de vida (9,8 por ciento). No en vano, ocho de cada diez residen en una vivienda de su propiedad. En este sentido, la segunda oleada del estudio recoge que esos habitantes conocen a personas que estarían dispuestos a vivir en el medio rural aunque se encuentran con el problema de acceder a una casa.

Por encima de todo, se sitúa la calidad de vida ya sea por la proximidad a la naturaleza, integración en la vida del pueblo, seguridad, relaciones sociales y personales y salud emocional y física. Una de las conclusiones del estudio es que más de la mitad de los residentes en municipios de menos de 5.000 habitantes de Castilla y León se encuentra “totalmente satisfecho” con su vida en el pueblo y se valora con un notable alto (8,3). Además, la satisfacción crece con la edad puesto que esa nota aumenta hasta el 8,6 entre los mayores de 65 años, que, sin duda, son los que valoran positivamente estar en la zona rural.

Por grupos, quienes han residido toda la vida en su pueblo son los que mejor puntúan esta opción vital (8,4), mientras que la valoración más baja (7,7) corresponde a quienes pasan temporadas en sus pueblos. En cuanto al lugar de residencia, la nota oscila entre el 8,4 de los que residen en municipios de menos de 500 habitantes y quienes lo hacen en localidades de 500 a 1.000, que son quienes mejor valoran la vida en el medio rural (8,5). En cuanto a las perspectivas de futuro, el 20,8 por ciento de los encuestados considera que las previsiones de crecimiento población son “buenas” o “muy buenas”.

Acabar con el “derrotismo”

El estudio, que cuenta con el apoyo de la CaixaBank, supone el pistoletazo de salida para la Fundación España Habitar, un proyecto impulsado por la consultora Puentia mediante el que se pretende explotar el potencial de la España interior. El secretario general de la Fundación España Habitar, Javier Sánchez Oliva, destacó que se busca poner en valor la España rural y hacerlo de manera positiva al considerar que una zona de oportunidades. “Existe cierta sangría poblacional en Castilla y León pero las personas que viven en los pueblos no desean irse”, expuso. En el mismo sentido, se pronunció uno de los patronos como Álvaro Elúa, quien precisó que el objetivo de la organización es cambiar el discurso de “cierto derrotismo” del entorno rural. “Se habla de la España vaciada pero resulta que hay gente que vive allí, por lo que sería más correcto de una España con poca población”, significó. En este sentido recordó que, en la actualidad, en torno de un diez por ciento de la población vive en un 70 por ciento de los municipios, un dato que es mayor en Castilla y León, donde uno de cada tres ciudadanos reside en localidades de menos de 5.000 habitantes.

Añadió que se busca tirar abajo “ciertos muros” que se han construido en la comparación entre los pueblos y las ciudades al situarse en un mismo plano de competencia, donde “siempre” perdían los pequeños municipios. “El barómetro busca poner en valor cuestiones que, hasta ahora, desconocíamos porque nunca se había preguntado de manera específica a las personas que viven en los pueblos”, señaló.

El presidente del Consejo Económico y Social (CES) de Castilla y León, Enrique Cabero, valoró la “audacia” y la “tenacidad” de la nueva fundación al destacar que la España del interior es la España de las oportunidades, pese a que no hay que ocultar los problemas existentes como el reto demográfico y la necesidad de transformar el modelo. “Necesitamos propuestas en positivos para afrontar retos futuros, que pasa por estar convencida de sus potencialidades y valorizar lo que nos caracteriza. Somos una comunidad autónoma con una gran riqueza natural, gran capacidad de estudio, investigación e innovación, con una diversificación de actividades al contar con sectores sobresalientes.

Además, FEH pondrá en marcha otras iniciativas como un Laboratorio de Pensamiento en el que diferentes expertos analizarán aspectos relacionados con el medio rural y propondrán alternativas de mejora desde una perspectiva investigadora, científica y social. La información local y regional en busca de soluciones contra la despoblación es el primer objeto de estudio que dará a conocer sus conclusiones antes de final de año.

Foro, premios y Alianza CEO Empresas

El Foro España Habitar, cuya primera edición se celebrará en 2023, es otro de los ejes de este proyecto y se concibe como un espacio de diálogo entre la España rural y la España urbana para abordar de forma conjunta los retos y los problemas comunes. También habrá unos premios destacar las iniciativas que trabajen en ese sentido en Castilla y León y la posibilidad de exportar estas buenas prácticas a otros territorios del país.

Por último, la Alianza CEO Empresas por la España Interior es un proyecto que persigue dar visibilidad a las posibilidades de la España rural de la mano tanto de empresas ya consolidadas como de iniciativas que pueden ver en estas áreas del país el entorno adecuado para establecerse, desarrollarse y triunfar, de modo que su ejemplo sirva de inspiración para otros muchos. Esta alianza se formaliza e impulsa a través de la adhesión de los CEO como principales embajadores de la cultura empresarial de nuestro país y se materializa implicando a sus equipos en diferentes actividades. El objetivo es construir de manera colaborativa misiones comunes que se alineen con los intereses de la sociedad.

Daniel Carreño es el presidente de FEH, que cuenta con otras doce personas que componen el patronato de la nueva fundación como Javier Sánchez Oliva (secretario general), Rocío Hervella, Gerardo Gutiérrez, Félix Puebla, Eduardo Álvarez, Amalia Blanco, Alfonso Sánchez Izquierdo, Álvaro Elúa, Javier Gutiérrez, José Luis Prusén, Alfonso Sánchez Tabernero y Aurelio Medel.

Carreño aprovechó la presentación de la fundación para “huir” del mensaje derrotista, que nace en Castilla y León pero con la vista puesta en toda España. De ahí que se llevarán las soluciones que funcionan en la Comunidad a otros lugares del país en circunstancias similares. “Queremos sacarle brillo al enorme potencial de la España del interior y mirar al futuro con esperanza, especialmente desde el punto de vista medio ambiental, económico y social”, concluyó.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído