Herreros, castañeras, pastoras, cisqueros y molineros abandonan sus labores hasta el próximo año en la recreación de la ciudad palestina de Belén instalada en Monfarracinos. Tras la inauguración del belén viviente el pasado 26 de diciembre, la localidad zamorana celebra este martes 2 de enero su última jornada en horario de 17.00 a 21.00 horas. 

Más de medio centenar de personajes y animales protagonizan la cuarta edición de esta iniciativa que cada año cobra más realismo y atrae a más visitantes. La reorganización de los puestos y un gran portal de belén son algunas de las novedades de este año en el que cada vecino interpreta su papel: los guardianes custodian el castillo de Herodes, los herreros forjan los aperos en la fragua, y los artesanos modelan las vasijas de barro en el torno alfarero mientras los Reyes Magos atienden las peticiones de los más pequeños y el leproso deambula entre todos los puestos.

Dado el gran trabajo y la cantidad de horas que conlleva su realización, el número de participantes y colaboradores ha disminuido respecto al año anterior y apenas una treintena de vecinos se implicado desde el primer día con el montaje. Pese a ello, el belén vuelve a recrear con gran realismo el lugar de nacimiento de Jesús de Nazaret, encarnado en esta ocasión por Diana, un bebé de apenas tres meses. 

Para costear la iniciativa, promovida por la asociación cultural Monterracinos, los asistentes pueden colaborar adquiriendo una rifa por un importe de un euro y así optar a una cesta de Navidad que será sorteada este mismo martes. 

 


Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído